A lo largo del último trimestre la producción petrolera chubutense se fue desacelerando de manera cada vez más pronunciada, y en octubre apenas creció 2,5%. Sin embargo, en la suma de los últimos diez meses sigue estando 6,5% por encima del año pasado. En el norte de Santa Cruz decreció un 9,3%.

El ritmo productivo del petróleo en Chubut se fue frenando en forma notoria entre los meses de agosto, septiembre y octubre; así surge del análisis de los datos de la Secretaría de Energía de Nación, Capítulo IV.

La situación aún no debería generar alarma pero sí un llamado de atención porque el estancamiento productivo sumado al retroceso del precio internacional del crudo podrían impactar en las arcas provinciales y municipales.

Del récord anual registrado en junio –cuando se incorporaron 642 mil barriles mensuales de petróleo, mostrando un aumento de 17% respecto del mismo mes del año anterior– los registros posteriores fueron descendiendo al 10,5% de incremento en julio (434 mil barriles), 5,1% en agosto (223 mil barriles), 4,4% en septiembre (190 mil barriles) y solamente 2,5% en octubre que se tradujeron en la sumatoria de apenas 112 mil barriles de crudo Escalante.

A pesar de la desaceleración en la producción chubutense en octubre, a lo largo de los primeros diez meses del año la extracción de crudo de 2018 estuvo 6,4% por encima de la de 2017, traduciéndose en la incorporación de 2,7 millones de barriles. Aunque a la hora de comparar lo sucedido con 2016 se observa una merma del 3% y respecto de 2015 la caída es de 7,6%.

Como consecuencia de la caída productiva en el norte de Santa Cruz, que entre enero y octubre fue del 9,3% y significó la contracción en 2,5 millones de barriles, el conjunto de la Cuenca del Golfo San Jorge casi no tuvo variaciones y cerró el período con un alza del 0,2% a partir de incorporar solamente 171 mil barriles –según publica El Extremo Sur-.

PAE, la que más produce

La compañía que mejores resultados mostró en los primeros diez meses de producción chubutense fue YPF con un incremento del 13% y la sumatoria de 1,2 millones de barriles en este 2018. Por detrás se posicionó CAPSA con un aumento de 7,7% y la incorporación de 262 mil barriles.

Pan American Energy sigue siendo la petrolera que más crudo produce y en diez meses de 2018 subió la producción en 3,6%, extrayendo 907 mil barriles más que el año anterior; en tanto que Tecpetrol agregó 138 mil barriles que representaron un aumento del 5,8%.

En la porción santacruceña de la CGSJ, Sinopec bajó la producción en 20,8% y se retrajo en 1,4 millones de barriles; mientras que YPF bajó la extracción de crudo en 6,2% y dejó de producir casi 1,1 millones de barriles.

En todo el país la producción petrolera entre enero y octubre fue un 2,9% mayor a la del año anterior, a partir de la inclusión de 4,1 millones de barriles en todas las cuencas; mientras que en la Cuenca Neuquina el aumento fue del 7% y se sumaron 4,2 millones de barriles.