Integrantes de la “Pu Lof Pailako Futalaufken Mew”, se instalaron el pasado miércoles en tierras cercanas al arroyo La Cascada. Revindican el derecho territorial basados en reclamos ancestrales. Se aguarda el arribo de funcionarios del INAI.

POR GUSTAVO DE VERA

Desde el miércoles, la “Pu Lof Pailako Futalaufken Mew” comenzó una ocupación territorial en un espacio del Parque Nacional Los Alerces en cercanías al arroyo La Cascada. En principio se realizó un bloqueo en un camino de acceso al sector, conocido como “el Cristo”.

Un reducido grupo de periodistas de Esquel (entre ellos el autor de estas líneas) accedió hasta el sitio y logró tomar contacto con miembros de esa comunidad.

Previo a una serie de condiciones, entre ellas prohibición de fotografiar, filmar o grabar a ninguno de sus integrantes, un “weichafe” respondió a las preguntas.

De pie, cubierto por un pequeño poncho y sosteniendo una lanza en su mano izquierda, el referente de la comunidad se plantó firme, aunque con aspecto sereno, y en todo momento insistió en que mientras se le respetara, los periodistas recibirían el mismo respeto.

En un resumen de sus dichos puede destacarse que no reconocen al Estado Argentino ni la autoridad de Parques Nacionales.

Ya tomaron contacto con algunos pobladores vecinos con quienes, aseguraron, no mantendrán conflictos. Por el contrario, aseguran que “podemos compartir el uso responsable de estas tierras con ellos” y que no piensan alambrar el lugar”.

Tampoco interferirán con la afluencia del turismo al Parque Nacional (en una de las mejores temporadas que se registran desde hace varios años). Debe aclararse en este punto que el sitio reivindicado por la comunidad se encuentra apartado de los sectores o rutas y caminos frecuentados por los visitantes, con la sola excepción de un trazado de la famosa Huella Andina. Consultado si los senderistas podrían transitar por allí, el weichafe aseguró que no tendrían impedimento, con la única condición de “que cuiden la tierra”.

En el plano político, manifestaron que pese a su posición respecto del Estado, aceptarían sentarse una mesa de diálogo con representantes del INAI (Instituto Nacional de Asuntos Indígenas), siempre y cuando sean convocadas a participar todas las comunidades en conflicto de la región.

En este sentido, en la noche de este jueves al menos tres altos funcionarios del organismo que dirige la rionegrina Magdalena Odarda, se encontraban arribando a Esquel y se esperaba que este viernes a primera hora pudieran tomar contacto con la comunidad.

Por su parte, las autoridades nacionales del parque aguardaban con expectativas esta intervención para arribar a un acuerdo, aunque siguiendo las normativas presentaron una denuncia ante la Justicia Federal.

Del mismo modo, fuentes del juzgado federal de Esquel, a cargo de Guido Otranto y en el Escuadrón 36 de Gendarmería Nacional, indicaron que también se aguardaban el avance de estas gestiones.

La Versión Oficial

El Intendente del Parque Nacional, Ariel Rodríguez, reconoció estar “sorprendido, es algo que se podía prever a través de un mensaje en las redes. Finalmente, ayer (por el miércoles) la tarde se escucharon motosierras e instrumentos”.

Cerca de las 20 yo tomo conocimiento y se informa a Gendarmería sobre lo que estaba ocurriendo, dentro de un espacio que no tiene pobladores y no tiene uso público

En ese sentido, aseguró que intentó intervenir en la zona, “quisimos acceder al lugar y habían colocado en el camino una especie de barricada con troncos y ramas. No pudimos acceder con vehículo así que fuimos caminando pero éramos cuatro. Empezamos a escuchar gritos y sonidos y decidimos no ingresar para evitar conflictos”.

El comunicado del Lof Pailako-Futalaufquen Mew

“Mari Mari pu peñi, pu lamngen a toda la gente consiente de wallmapu, a todos los despojados de sus territorios, a todos los que apoyan nuestra lucha.

Declaramos:

KIÑE: debido a la necesidad de territorio para un desarrollo autosustentable, para lograr un equilibrio espiritual con la ÑUKE MAPU y así conseguir una autonomía como mapuches, aquella que fue arrebatada y que trataron de borrar a pu kuificheyem (ancestros).

EPU: LOF PAILAKO hacemos ingreso y rukan en tierras que una vez fueron robadas por el winka.

KULA: estás tierras recuperadas vuelven a ser parte del wallmapu, viviremos en armonía y equilibrio con com pu ñien (guardianes) y lucharemos por cuidarlas y protegerlas, defendiéndolas hasta las últimas consecuencias.

MELI: no permitiremos injerencia del winka en nuestros asuntos y mucho menos de su disfraz parques nacionales quien con su política de la dictadura solo dividen, someten y expulsan a las familias nativas de estas tierras, no dejándolas vivir en libertad y solo protegiendo intereses capitalistas sin cuidar de nuestros bosques milenarios que han sido arrasados por el fuego además infectados de vegetación exótica y basura, contaminando sin piedad nuestras aguas.

QUECHU: completamente convencidos de que la única forma de desarrollar nuestra cosmovisión, de retomar el kimun (saber) casi perdido, de vivir en forma comunitaria y saludable para nosotros lo mejor es volver a ocupar los territorios, solo para cuidarlas y protegerlas siempre respetando nuestra Mapu, por ello invitamos a pu peñi pu lamngen a salir del sistema winka, a salir de la warria (ciudad), salir del sometimiento siempre con el buen pensamiento de proteger y cuidar nuestra Ñuke Mapu.

CAYU: somos un solo pueblo solo nuestra unión vencerá la desigualdad.

Por la memoria de pu Weichafe, pu kuificheyem, pu Machi, pu Lonko, por todos los peñi- lamngen asesinados por el winka invasor, los invitamos a unirse y acompañar nuestra lucha. Pedimos el apoyo de todas las comunidades y gente consiente.

Fuente: mil patagonias