Así lo resaltó el mandatario provincial al firmar, a través del Banco Chubut, la histórica cesión del edificio de la Cámara de Comercio, Industria y Producción.

El gobernador del Chubut, Mariano Arcioni, encabezó este lunes la firma del convenio de permuta de bienes y del proyecto de Ley para propiciar la donación del histórico edificio de la Cámara de Comercio, Industria y Producción de Comodoro Rivadavia y Rada Tilly.

Arcioni junto con el presidente y vice del Banco Chubut, Miguel Arnaudo y Rodrigo Gaitán; el intendente municipal Juan Pablo Luque y el presidente de la Cámara, Guillermo Ceriani, procedió a la rúbrica de la permuta, que cede las instalaciones de Rivadavia 452.

Participaron, además, los ministros de Ganadería, Industria y Comercio, Leandro Cavaco; de Hidrocarburos, Martín Cerdá y de Ambiente, Roberto Jure; y también el viceintendente, Othar Macharashvili; secretarios municipales; concejales; referentes de la Cámara de Comercio y público en general.

“Realmente es un día histórico, con mucha emoción”, resaltó el Gobernador quien consideró la histórica cesión del edificio como un “acto de justicia” destacando el significado de este espacio para todos los comodorenses.

“No es solamente una fachada que todos recordamos desde chicos, sino por lo que significa para Comodoro Rivadavia la Cámara de Comercio. Es un lugar emblemático para los comerciantes y los empresarios que son los que hicieron los cimientos de esta ciudad y siguen sembrando esperanzas y proyectando a futuro” enfatizó Arcioni.

Recordó que, a pesar de diferentes gestiones, a mediados de los ’80 el inmueble llegó a embargarse quedando en posesión del Banco. “En reuniones anteriores cuando era vicegobernador comencé a interiorizarme sobre el tema y me propuse hacer todo lo posible para hacer realidad éste sueño que no es solamente de los integrantes de la Cámara de Comercio sino de toda la ciudad”. Destacó los ejes de la esperanza y la inversión como “lo más importante que debe tener una ciudad” en función de construir su propio destino.

“Esto requiere de muchos pasos para concretarse. Es una permuta del Poder Ejecutivo con el Banco del Chubut, se realizaron tasaciones y reuniones de directorio, búsquedas de consenso y finalmente un proyecto de Ley en el cual se conversó con los diputados” explicó.

“Acá hay que resaltar el trabajo conjunto de todos y para aquellos diputados que no son de Comodoro Rivadavia que entiendan lo que significa este inmueble. Para esto se necesita gestión y acompañamiento. Está la decisión y lo importante es que cumplimos una vez más con la palabra a pesar de todo lo que ya sabemos”. Y resaltó el trabajo y la persistencia de los propios integrantes de la Cámara de Comercio. “Este día quedará marcado en la historia de todos los comodorenses porque se hizo justicia”.

Respecto al proyecto indicó que el mismo contempla cláusulas que resguardarán al edificio de la Cámara de Comercio de eventuales embargos. “Este edificio es de los comodorenses”, reivindicó Arcioni quien reconoció el valor histórico de la propiedad. “Cuando no existe la grieta y tenemos los mismos objetivos podemos lograr muchísimas cosas”, resaltó.

Un espacio recuperado

“Realmente muy contento porque entiendo que es algo importante tanto para la Cámara de Comercio como para la ciudad de Comodoro Rivadavia, que como siempre digo es la ciudad más pujante de nuestra provincia y siempre va para adelante con todas las cosas que desarrolla. Una de las primeras cuestiones que me solicitó el señor gobernador cuando asumí mi rol en el Banco fue avanzar en este proyecto, el cual es muy importante y será beneficioso para toda la comunidad”, resaltó Miguel Arnaudo, en representación del Banco del Chubut.

Por su parte el intendente Luque agradeció la decisión política del Gobernador; a las autoridades del Banco del Chubut y a las últimas comisiones directivas de la Cámara. “Para lograr esto se debe conocer un poco la historia. Este edificio se había perdido hace veinte años y todos sabemos en las circunstancias en las que esto ocurrió, una mala decisión de los dirigentes y de un gobierno provincial radical que decidió apropiarse. Pasaron muchos años e incluso algunos exgobernadores pretendieron demoler este edificio histórico que es parte de la historia”, remarcó.

Finalmente, Guillermo Ceriani reconoció “emoción” por haber llegado a un cierre exitoso de la gestión. Y agradeció que esta cesión por parte del Banco represente una “devolución” a la confianza institucional y a la historia misma de la ciudad. “Agradezco la voluntad de las autoridades. Hace veinte años estábamos “de prestados” y no teníamos identidad. Así y todo, seguimos trabajando con muchas comisiones, siempre ad honorem y usando el sentido común aún en los momentos más difíciles. No alcanzan las palabras para explicar lo que se siente”, indicó.