Columna de tecnología para todos a cargo de Marcelo Dos Santos, Proyecto-Puente todos los jueves en el programa radial “Te puedo acompañar” por LRF 990 Fm sur 105.5 Mhz Sarmiento

Grifos inteligentes

Existen grifos hoy en día que se regulan solos para que salga a una temperatura determinada, que pueden encender la ducha a distancia para que esté caliente cuando te vayas a duchar y hasta que se conectan con los asistentes de voz cada vez más presentes en los (Alexa, Siri, Google Assistant). Pero poder encender un grifo con la voz, aparte de vacilarle a tus invitados, no es que sea extremadamente útil, y no es que ahorre mucha agua.

Pero hay otros que estamos más acostumbrados a ver y que son mucho más útiles, los que tienen detectores de manos.

Seguramente todos hemos tenido experiencias con estos grifos en algún que otro baño público (algunas veces después de pasar un buen rato averiguando como usarlo y esperando que nadie nos estuviera viendo).

Con la evolución de la tecnología y su abaratamiento, ya empiezan a surgir grifos de este tipo pensados para el hogar, o pequeños adaptadores que convierten nuestro grifo normal en uno “sin contacto” y que funcionan con baterías. Al fin y al cabo, se usan muchas menos veces al día que en un baño público.

Ahorro: El ahorro de estos aparatos en un hogar es limitado, incluso en casos particulares podríamos terminar gastando más que antes. Es cierto que se puedo ahorra algo por no tener que abrirlos y cerrarlos, ahorrando así el tiempo desde el mando al grifo, y desde el grifo al mando, pero es insignificante.

Lo que puede provocar un ahorro (o un aumento del gasto) es que el caudal de salida siempre va a ser el mismo, el que tu hayas preestablecido. Si has puesto un caudal bajito, suficiente para las tareas cotidianas, te vas a ahorrar las veces que lo abres innecesariamente de más. Pero también puede pasar al contrario, que lo tengas más alto porque alguien de la casa le gusta más fuerte, o porque cuando tiene que llenar un olla con agua, 15 segundos de más le parece un mundo y al final tengas siempre el agua a tope.

Recomendaciones: Es una opción que puede aportar confort y limpieza, al no tener que tocar el grifo con las manos sucias, y en caso de haber niños pequeños, es una facilidad añadida para ellos. Pero si es por ahorrar agua, un aireador es mucho más barato y efectivo.

Si piensas en instalar un adaptador para tu grifo normal, ten en cuentan que ocupan espacio, y que si tu grifo no es muy alto, puede que no quede mucho hueco debajo, especialmente en los lavabos.

Cisternas eficientes

Aquí la tecnología es muy importante, ya que va a condicionar mucho el consumo de agua. Mientras que en las cisternas antiguas, todas las descargas eran de entre 9-12 litros, en las modernas más habituales, de doble pulsador, la descarga grande es de 6 litros y la pequeña de 3, aunque existen inodoros que pueden bajar estos valores a 4 y 2 litros respectivamente.

Esto no sólo es posible gracias a que la cisterna descargue más o menos agua, sino que el diseño del inodoro está diseñado para que, con menos agua, funcione igual de eficazmente. En muchas ocasiones, la cisterna del inodoro se puede adaptar simplemente cambiando el mecanismo de descarga simple a uno de doble descarga, y que siga funcionando eficazmente.

Estos inodoros no están exentos de poder darles un mal uso. Hay gente que los usa como si fueran una papelera o un cenicero (los hay aún, desgraciadamente). Esto no solo es un malgasto de agua, sino que atasca el alcantarillado y dificulta la depuración del agua.

Pero lo que es más común de lo que pensamos, es que no se use bien el pulsador. Hay gente que simplemente presiona los dos botones por defecto, haga lo que haga, duplicando el consumo de agua de manera totalmente innecesaria. Incluso hay cisternas en las que no está muy claro que botón corresponde a una descarga corta, y a una larga.

Ahorro: Si partiéramos de una cisterna de 9 litros de descarga única, teniendo en cuenta que los usos del WC pueden estimarse en 6 diarios (3) (supongamos que 1 aguas mayores y 5 aguas menores de media), el ahorro potencial al instalar una cisterna de doble descarga de 6/3 litros sería de 33 litros por persona y día, lo que equivaldría al 60% de ahorro en ese consumo.

Electrodomésticos eficientes

En este caso hablaremos tanto de lavavajillas como lavadoras.

Lo primero, como en los apartados anteriores, el buen uso es fundamental. Intentar llenar los electrodomésticos por completo, y si no fuera posible usar las opciones de media carga, pero teniendo en cuenta que normalmente te van a consumir más de la mitad. Es lo que tienen las economías de escala.

En las etiquetas de eficiencia energética obligatorias en la Unión Europea, aparte del consumo energético, aparece el consumo anual de agua. En el caso de los lavavajillas se suponen 280 usos al año y en las lavadoras 220, por lo que habrá que dividir el consumo anual entre los usos para calcular el consumo estimado por uso.

Ahorro: Si comparamos en el mercado español entre lavadoras de 8 kg de carga, podemos encontrar desde modelos que consumen en torno a 6.6 litros por kg de ropa lavada hasta los modelos más eficientes, que consumen alrededor de 4.6 litros/kg, lo que supondría un ahorro del 30% en consumo de agua.

En cuanto a los lavavajillas, la capacidad se mide en cubiertos. Si comparamos lavavajillas de 14 cubiertos, que es el tamaño que nos va a aportar más eficiencia, nos encontramos consumos desde 1.2 litros por cubierto y lavado (16.8 litros por puesta) hasta los modelos más eficientes que consumen 0.6 litros por cubierto (8.4 litros por puesta), lo que supondría un ahorro del 50% en el consumo.

Recomendación: Los cálculos que hemos hecho son entre electrodomésticos nuevos, que ya son muy eficientes comparados con los antiguos, pero comparáramos uno moderno eficiente con uno de hace 15-20 años, los ahorros serían muchísimo más grandes. Así que, si te han dado algún problemilla y ya los tienes amortizados, pásate a unos nuevos, eficientes y silenciosos.

Ahorro de energía inteligente