Días atrás madres y padres de alumnos de la escuela UEM 31 “Rifleros del Chubut” de Cerro Cóndor, dieron a conocer una carta dirigida al gobernador para ser escuchados en la solución y vuelta a clases en dichos establecimiento.

Marilina y Romina madres de ese grupo en diálogo con “La Voz de la Meseta” (LU17) se expresaron “Más de dos meses que estamos sin clases, la conexión de internet es malísima, eso lo viven nuestros hijos todos los días”.

Durante sus declaraciones afirmaron “Ojalá los funcionarios escuchen, acá buscamos que los chicos, queremos que nuestros niños tengan el mismo derecho que tienen los de la ciudad y de otros lugares”

Sobre respuestas a la situación por parte de la autoridades dijeron, “Noticias no hemos tenido nada, solo vía whatssap que van a venir y la escuela sigue en las mismas condiciones, los chicos siguen trabajando de manera virtual”.

La escuela sin gas

En lo referido al problema concreto explicaron nuestras entrevistadas, “Nos dijo la directora, que tiene que venir pobras públicas para habilitar la escuela, si no se hacen presente en  la escuela no puede venir el gas”.

Agregaron “No es que YPF no viene a traer gas, es que obras públicas no se acerca a la escuela, ese es el problema YPF observó algo que había mal  y sacó el medidor”.

Pedido al municipio de Paso de Indios

Señalaron por  otra parte que enviaron un pedido mediante notas para que medien el municipio de Paso de Indios y Concejo Deliberante.

Señalaron “Hemos hecho nota al intendente, al concejo, sabemos que ellos no pueden venir a traer la solución, pero sí nos pueden ayudar a gestionar, hablar con alguien para que se apuren”.

 Continuaron diciendo, “Supongo que nos tienen que ayudar, al municipio nosotros solo podemos acceder hasta ahí porque adonde más vamos a pedir ayuda”

En la parte final consideraron que sería posible que se habilite algunas de las viviendas oficiales que están en el paraje, para que los alumnos, seis en total puedan tener clases presenciales, hasta que se resuelva el problema del edificio escolar.

La última reflexión que dejaron fue “Ojalá los funcionarios escuchen, acá buscamos que los chicos, queremos que nuestros niños tengan el mismo derecho que tienen los de la ciudad y de otros lugares”