Los fuimos anticipando a lo largo de estas líneas, que se preveía un cambio en la legislación vigente, en cuanto a posibilidades de reelección en municipios sin carta orgánica y comunas rurales.

Lo concreto es que el Gobierno provincial a pedido de intendentes y jefes comunales, enviará a Legislatura el proyecto que habilita a un nuevo período al frente del Ejecutivo Municipal.

En definitiva la posibilidad de modificar la Ley XVI Nº 97 para habilitar la reelección de intendentes y jefes comunales, fue avalada por 10 titulares de ejecutivos municipales y 10 Presidentes de Juntas Vecinales.

Camino legislativo

Más allá de las especulaciones, lo cierto es que el ministro de Gobierno, Cristian Ayala, confirmó el envío a Legislatura del proyecto que permitirá a intendentes y jefes extender la posibilidad de ser reelectos.   

Recordemos que el encuentro entre los titulares de municipios y comunas con el Gobernador Arcioni, incluyó a representantes de diferentes partidos políticos, siendo que uno de los que hizo público su apoyo participando, fue el intendente de Esquel, Sergio Ongarato.

En este aspecto más allá de las declaraciones que se han realizado, lo concreto es que la Legislatura tendría un acuerdo casi unánime de los diputados, acompañando esta propuesta.

Internas alternas

Esta  presentación ha generado un recrudecimiento en las internas de Juntos por el cambio, donde el senador “Nacho Torres, salió con los botines de punta cuestionando el pedido y la posibilidad que se concrete.

Hay que tener en cuenta que sectores del radicalismo que van detrás del líder del PRO chubutano, se manifestaron en contra destacándose la ex presidente de la UCR y ex diputada Caminoa, quien fue la que en su momento impulso el proyecto anti reeleccionista.

Mientras tanto Damián Biss como titular radical, indirectamente apoya los pedidos que surgieron por parte de correligionarios, que desean tener la oportunidad de volver a presentarse por un nuevo período en sus comunas.

Más leña al fuego

A esta instancia se suma la proyección respecto al 2023, donde estará en juego la gobernación provincial y la unidad PRO- UCR parece ir deteriorándose con el paso de las semanas.

La aparición de candidatos municipales extrapartidarios, como el caso Massoni en Trelew, encendió la chispa de las diferencias, que han desembocado en el nacimiento de nuevas agrupaciones disidentes con la actual conducción del radicalismo.

El oficialismo partidario consideraría que Torres intenta dividir al radicalismo, para llevar agua a su molino como candidato a la gobernación.

Sin PASO firme

Siempre formando parte de las divisiones internas, se suma ahora la casi segura decisión de evitar las elecciones PASO para el 2023 en Chubut, donde es un secreto a voces que las principales fuerzas y dirigentes acuerdan en suprimirla.

Si no hay PASO, la candidatura de Juntos por el Cambio se debería dirimir con internas abiertas, donde hay que ver la cantidad de gente que participa, teniendo como especulación que esto favorecería la candidatura de Biss, o del radical que sea por sobre el PRO.

Los seguidores de Torres no quieren eliminar las PASO., aunque a “Nacho” no le genera problema competir en un sistema de internas, mientras estas sean abiertas al electorado y no solo para afiliados.

El silencio es insalubre

Llama poderosamente la atención, que a excepción del actual titular de la comuna de Gastre Genaro Pérez y del ex Jefe comunal Marcelo Aranda, el espectro político provincial en todos sus signos no se hayan expresado.

La omisión tiene que ver con la decisión de suspender los trabajos, aunque de mantenimiento, en el proyecto Navidad que desembocó en la cesantía de casi cuarenta empleados.

El pasado mes de agosto fueron unos 31 empleados indemnizados por la empresa, sumando a ellos alrededor de diez de otras subsidiarias que prestaban servicios en la zona.

Pero más allá de la situación particular en que quedará cada una de las familias de Gastre, Gan Gan, Lagunita Salada o El Escorial, lo que llama la atención es el silencio de funcionarios y políticos, que no se expresaron públicamente.

En este caso seguramente existe el prurito de temer ubicarse en una postura a favor de la minería, pero menos saludable es que cuarenta familias de la Meseta vean sesgado su futuro y sabiendo que muy poco pueden hacer para salir adelante sin ingresos estables.

Lo mismo es extendido a los medios de comunicación provinciales que dieron muy poca cobertura a esta lamentable realidad que nuevamente azota a pobladores de la Meseta Central.

Hasta la próxima

Raúl H. Pasarín