Lo anticipó la Bolsa de Comercio de Rosario en un informe en el que se destacó que en los primeros seis meses de este año se exportaron más de 53 millones de toneladas de granos contra 38 millones en el mismo periodo de 2013, mientras que el valor real en dólares aumentó solo un 13%.

Los ingresos previstos este año por exportaciones de los complejos oleaginosos y cerealeros podrían superar los US$ 40.500 millones, constituyendo “un hito histórico para el comercio exterior argentino”, destacó este lunes la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

La entidad subrayó que ese nivel se alcanzaría por “las cantidades exportadas” antes que por el alza de los precios registrada este año a raíz de la invasión rusa a Ucrania, que elevó los valores internacionales de las commodities en general.

En ese sentido, en los primeros seis meses de 2022 se exportaron más de 53 millones de toneladas de granos, contra 38 millones de toneladas en el mismo periodo de 2013, mientras que el valor real en dólares aumentó solo un 13%.

Asimismo, precisó que el agro “no solo es el principal exportador” sino además el líder en cuanto a exportaciones netas, es decir el saldo de ventas y compras con mercados externos, al punto que en el primer semestre el rubro “oleaginosas y cereales” fue superavitario en US$ 19.983 millones y fue seguido a considerable distancia por otro sector vinculado a la agroindustria, como “alimentos, bebidas y tabaco”, con US$ 3.967 millones.

En un panorama en el que solo la minería aparece como sector no agropecuario con saldo superavitario, la Bolsa ponderó que “el enorme aporte de las diversas cadenas agroindustriales permite financiar las importaciones netas del sector automotor y las industrias químicas, además de electricidad, metales, insumos y maquinaria que es requerida desde el exterior”.

“Los precios han sido extraordinarios y eso apalanca este mayor volumen de exportaciones en dólares y también de ingresos de dólares porque Argentian ingresó más dólares que nunca en su historia”, comentó a Télam, Luis Zubizarreta, presidente de la Asociación de Cadena de la Soja (Acsoja).

Aún con los buenos números, para Zubizarreta aún hay margen para aumentar los volúmenes exportados.

“Hemos tenido una producción relativamente buena, especialmente en el trigo, pero con la seca en algún momento del verano, no fue tan buena en soja y en maíz”, explicó.

Qué dice el informe de la BCR

En un informe publicado en su portal, la BCR también puso de relieve que “el fuerte crecimiento de los precios y cantidades exportadas da oxígeno a las cuentas externas argentinas”, y sostuvo que “sin el récord de liquidación del agro, no caben dudas que la situación de las reservas netas (del Banco Central) sería muy compleja”.

Al respecto, aseguró que si los niveles de liquidación del agro no hubieran crecido como lo hicieron en los últimos cinco años, “las reservas netas hubieran seguido una trayectoria negativa desde hace mucho tiempo”.

Las proyecciones de la entidad ubican a las reservas internacionales netas en nivel negativo desde septiembre de 2021, de no ser por la liquidación del agro.

Hacia el futuro, la entidad propone “generar más incentivos y reducir las restricciones” para, de esta forma, “profundizar esta inserción externa” y que “el agro argentino siga rompiendo récords”.

La Bolsa de Comercio de Rosario public el informe en su sitio web
La Bolsa de Comercio de Rosario publicó el informe en su sitio web.

Según el último informe de la Dirección de Informaciones y Estudios Económicos de la BCR, en el primer semestre el sector de oleaginosos y cerealeros ingresó más de US$ 22.000 millones al mercado de cambios, lo que representó “el máximo nivel en un semestre en la historia argentina”.

“Estos niveles se encuentran un 9% por encima del año pasado y superan en un 115% al 2020, duplicándose con creces en apenas dos años”, remarcó la entidad.

En ese sentido, puntualizó que “solo tomando oleaginosas y cereales se explica la mitad de los dólares ingresados a la Argentina en lo que va del año y en los últimos años”.

“Si consideramos el total de los sectores relacionados, es decir, agricultura, ganadería, alimentos, bebidas y tabaco, nos encontramos con que US$ 65 de cada US$ 100 que se exportan en Argentina provienen del agro”, manifestó la BCR, que aclaró que los tres rubros sumados aportaron US$ 29.000 millones en concepto de exportaciones en la primera mitad del año.

Por último, si bien hubo importación de soja, la entidad aclaró que se realiza “para evitar que la capacidad ociosa de la industria no sea aún mayor” y para “mejorar el contenido de proteína en la harina de soja”, ya que cuenta con la posibilidad de industrializar unos 68 millones de toneladas anuales, con una producción que ronda los 42 millones.

En ese sentido, el complejo soja registró exportaciones de US$ 14.000 millones y, si se quitan las importaciones, resta un saldo favorable de US$ 12.400 en los primeros siete meses del año.

El complejo agroindustrial no fue el único en romper récords este año: las exportaciones de carne vacuna cerraron el primer semestre con máximos en volumen (421.770 toneladas) y de valor, ingresando US$ 1.750 millones, correspondiendo en gran medida a la suba de los precios internacionales, según informó la BCR.

Del mismo modo, los lácteos registraron un récord en relación con los últimos ocho años, gracias a un mayor volumen exportado y en su valor, totalizando US$ 646 millones en el primer semestre, un alza interanual de 36,9%.

Por su parte, las exportaciones de minerales acumularon US$ 2.209 millones en los primeros siete meses del año, representante un aumento de 31% en relación al mismo periodo de 2021 y el nivel más alto en nueve años, de acuerdo con datos de la Secretaría de Minería.

De esta forma, el sector primario representó un fuerte aporte en las exportaciones totales del país, las cuales en el primer semestre marcaron un récord histórico al alcanzar los US$ 44.377, un 12% más respecto al máximo valor previo alcanzado en el mismo periodo de 2011

Según el Ministerio de Relaciones Exteriores, si bien hubo un importante “efecto precio” a causa de la suba de las commodities, la expansión también se debió a las cantidades, las cuales se ubicaron en máximos históricos, tal como señaló la BCR en el caso particular del complejo agroindustrial.