En un acto en San Fernando, el ministro de Economía describió de esta manera los objetivos de la ley de Incentivo a la Construcción Federal Argentina y Acceso a la Vivienda promulgada este lunes. 

El ministro de Economía, Sergio Massa, adelantó que entre el martes y el miércoles su cartera y la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) comunicarán las “condiciones” de aplicación de la extensión de incentivos a la construcción, a través de la correspondiente reglamentación.

“El primer objetivo es transformar el ahorro dormido, que muchas veces no esta blanqueado frente al fisco, en inversión y trabajo, transformar esos pequeños ahorros de pesos o dólares, que muchas veces los argentinos guardan frente a la incertidumbre, frente a la desconfianza“, subrayó el ministro este lunes en un acto llevado a cabo en el partido bonaerense de San Fernando.

“Les planteamos con mucha claridad que los trasformen en trabajo, en producción, pero sobre todo en un bien que les permita preservar el valor y construir futuro entre sus propias generaciones familiares; es mucho más fácil ahorrar en valor ladrillo que andar pasando de generación en generación operaciones financieras, mucho más cuando se trata de un sector que es madre de industrias”, agregó Massa.

Detalló que “decidimos prorrogar esta ley, construir una reglamentación; mañana y pasado el Ministerio de Economía y AFIP van a ir comunicando a los distintos actores económicos sobre las condiciones”.

A través del Decreto 522/2022 publicado este lunes en el Boletín Oficial, el Gobierno promulgó la ley de Incentivo a la Construcción Federal Argentina y Acceso a la Vivienda, votada recientemente por el Parlamento, que extiende por un año el régimen de blanqueo para la construcción.

En el acto, del que participaron empresarios y trabajadores del sector, Massa manifestó la necesidad de que “la construcción, que junto con la inversión pública es la más alta de los últimos 8 años de la Argentina, venga acompañada de inversión privada, de desahorro financiero transformado en ahorro productivo”.

Afirmó que “esta ley es federal” porque “cuanto más lejos de Buenos Aires es la inversión, más grandes son los incentivos”, con el objetivo de “recorrer el camino de la desconcentración” del área metropolitana.

Consideró que “estos son temas que trascienden a un gobierno, que tienen que ver con generar confianza desde la política y certidumbre de largo plazo para aquellos que desarrollan, que invierten, que generan trabajo y de alguna manera construyen valor para la Argentina”.

Dijo que “es mucho más fácil destruir que construir; nosotros elegimos construir” y resaltó que “tenemos que entender que la Argentina necesita un sendero y un recorrido en el que empresarios, trabajadores y Estado nos tomemos de la mano para generar valor y desarrollo para nuestra gente y para nuestro pueblo”.

Remarcó que esta ley “no pretende borrón y cuenta nueva” sino que “el ahorro de los argentinos se transforme en miles y miles de cascos amarillos a lo largo y a lo ancho de la Argentina”.

El ministro dijo que “hoy estamos en un número que nos hace sentir orgullosos, 430 mil trabajos registrados de la construcción”, de los cuales hay “mucho explicado en inversión pública” pero “mucho también explicado a partir del riesgo empresario”.

“Muchas veces los argentinos guardan su dinero frente a la incertidumbre y la desconfianza”, señaló, por lo que ponderó la iniciativa que esos recursos “se transformen en trabajo y producción”

Sergio Massa

Llamó a los sectores a que “pongamos lo mejor de nosotros para que cuando termine este año de régimen promovido hayamos llegado a 450 mil trabajadores registrados y más de 1 millón y medio de metros cuadrados construidos en cada una de las jurisdicciones”.

Otro de los oradores del acto, el intendente del municipio de San Fernando, Juan Andreotti, dijo que “este anuncio es importante para la construcción, que es motor de nuestras ciudades, generador de trabajo, de ingresos e inversión para nuestros municipios”.

En tanto, el presidente de la Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos (CEDU), Damián Tabakman, afirmó que el plazo de un año establecido en la prórroga “es razonable” y que “muchos argentinos deben normalizar su tenencia de dólares”.

“Es mucho mejor que el dinero se transforme hoy en ladrillos y no que permanezca oculto en algún lado”, subrayó.

A su turno, Gerardo Martínez, secretario general de la Unión Obrera de la Construcción (Uocra), sostuvo que “acá en Argentina hay mucha plata, hay 170 mil millones de dólares, muchos de ellos blanqueados en el Gobierno anterior, otros están en un placard”.

“Hay que transformar ese dinero que no está en la inversión de la economía real, llevarlo a la economía real”, concluyó el gremialista.