Columna de tecnología para todos a cargo de Marcelo Dos Santos, Proyecto-Puente todos los jueves en el programa radial “Te puedo acompañar” por Fm sur 105.5 Mhz Sarmiento

El polvo y los residuos son los peores enemigos de tu computadora. A medida que crece la cantidad de polvo, cubriendo los ventiladores y los componentes, a tu computadora le resulta cada vez más difícil respirar y mantenerse a una temperatura adecuada. Esto implica un gran esfuerzo para tu hardware y provoca una reducción en el tiempo de vida útil. Limpiarla regularmente puede extender significativamente la vida útil de tu computadora y, si conoces bien el proceso, esto te llevará solo unos minutos cada vez que lo hagas. Lee el paso 1 aquí abajo para comenzar.

Prepara un área en donde puedas soplar polvo. Utilizarás aire comprimido y una aspiradora para quitar la mayor parte del polvo de adentro de la computadora, por lo tanto deberías preparar un área en donde puedas soplar polvo sin preocuparte de ensuciar otras cosas. Una buena alternativa podría ser un garaje, o una mesa de trabajo. También puedes ir afuera si no está lloviendo.

  • Trata de preparar una mesa de modo que puedas acceder fácilmente a la computadora sin tener que agacharte o déjala sobre el piso.
  • 2.     

Reúne los suministros. Vas a necesitar un destornillador Phillips, aire comprimido (puede usar aire enlatado o un compresor), una aspiradora pequeña que pueda introducirse en cavidades estrechas, un cepillo de dientes y alcohol isopropílico al 99%.

  • No uses una aspiradora vieja con punta de metal ya que por lo general no tienen una buena puesta a tierra y podría dañar tus componentes. La mejor opción es una aspiradora de mano nueva con manguera de plástico extensible.
  • El cepillo de dientes debería ser nuevo y tener cerdas suaves.

Apaga la computadora y desenchufa todos los periféricos. Apaga tu computadora y desconecta todos los cables de la parte de atrás. Asegúrate de que el monitor, todos los cables USB, los cables Ethernet, los de los parlantes y todo lo demás esté desenchufado. Acciona el interruptor de la fuente de alimentación y quita también el cable de alimentación.

4

Pon la computadora de costado. Apoya la computadora sobre su costado, encima de tu mesa o espacio de trabajo. Asegúrate de que los conectores de la parte de atrás queden ubicados lo más cerca posible de la superficie. Estos conectores están enchufados en la placa madre y pueden ayudarte a corroborar que el panel lateral que vas a quitar sea el correcto.

5

Quita el panel lateral. Quita los tornillos que mantienen en su lugar el panel lateral. Puedes encontrar estos tornillos a lo largo de la parte posterior de la computadora. Los gabinetes o torres más modernas tienen tornillos de mariposa y puedes quitarlos sin usar herramientas. Sin embargo, si es viejo o si los tornillos de mariposa están muy apretados, vas a necesitar un destornillador.

  • Deja los tornillos por separado para no perderlos.

10

Limpia el polvo de las parrillas. Dependiendo del gabinete o torre que tengas, puede haber rejillas para los ventiladores y para permitir el flujo de aire. Usa el aire comprimido para soplar desde adentro del gabinete hacia afuera y luego usa un plumero para limpiar la parte exterior de la rejilla.

1

Desconecta el teclado. Incluso si solo planeas pasar la aspiradora sobre el teclado, probablemente sea una buena idea desconectarlo primero. Esto te ayudará a reducir la probabilidad de que se produzca una descarga electrostática.

2

Usa la aspiradora. Puedes hacer una limpieza rápida en tu teclado pasando la punta de la aspiradora sobre las teclas. Presiona las teclas hacia adentro de modo que puedas alcanzar todas las cavidades.

3

Sacude el teclado sosteniéndolo al revés. Mantén tu teclado dado vuelta sobre una superficie que sea fácil de limpiar o que no te importe ensuciar (por ejemplo, afuera). Pasa tu mano sobre las teclas mientras sostienes el teclado al revés y mientras lo haces, sacúdelo. Deberías ver cómo salen los pequeños residuos de su interior.

4

Quita las teclas. Si quieres hacer una limpieza profunda en tu teclado, necesitarás quitar cada una de las teclas para poder limpiarlas y acceder a las partes internas del teclado. Quitar las teclas es una tarea un poco tediosa, pero te salvarás de tener que reemplazar el teclado si deja de funcionar.

  • Para quitar una tecla, debes presionar lhacia abajo la tecla que está frente a ella. Inserta un objeto plano, como una llave de auto o un destornillador de punta plana, debajo de la tecla que vayas a quitar. Con mucho cuidado, haz palanca sobre la tecla empujándola hacia arriba hasta que se desprenda. Repite este proceso hasta que hayas quitado todas las teclas.
  • Las barras espaciadoras pueden ser difíciles de quitar, así que quizás sea conveniente dejarla así como está.
  • Toma una foto del teclado antes de quitar las teclas así tienes una referencia para darte cuenta fácilmente de dónde debería ir cada una.

5

Desarma el teclado. Una vez que hayas quitado todas las teclas, puedes apartar la carcasa del teclado. Pon el teclado al revés y afloja todos los tornillos que lo mantienen unido. Separa las distintas partes observando bien dónde va conectada cada cosa.

  • Los teclados pueden desarmarse de distintas formas y es posible que algunos directamente no puedan desarmarse.

6

Lava los componentes. Una vez que hayas desarmado el teclado, puedes comenzar a lavar la mayoría de los componentes. Cualquier cosa que sea de plástico puede ir en el lavavajillas o lavarse a mano. Las teclas pueden lavarse individualmente a mano o puedes colocarlas en una canasta cerrada dentro del lavavajillas.

  • La mayoría de los teclados tienen un contacto de goma que funciona como resorte. Este contacto no es eléctrico y puedes meterlo en el lavavajillas o limpiarlo con agua caliente y jabón.
  • No laves nada que tenga un circuito o tablero lógico y no laves ningún cable. Puedes limpiar a mano alrededor de ellos usando alcohol y un cepillo.

7

Vuelve a armar el teclado. Una vez que hayas lavado todo y lo hayas dejado secarse un tiempo largo, puedes volver a armar todo. Arma nuevamente el teclado asegurándote de poner todos los componentes en la misma forma en la que estaban antes de separarlos. Observa la foto que tomaste de tu teclado para comprobar el orden de las teclas.

  • Puedes volver a colocar las teclas presionándolas directamente en su lugar correspondiente en el teclado.
  • Antes de poner cada cosa nuevamente en su lugar, asegúrate de que todo esté completamente seco y frío. Un poco de humedad podría arruinar el teclado cuando vuelvas a enchufarlo.

1

Desenchufa el ratón. Antes de comenzar a limpiar el ratón, asegúrate de desconectarlo de la computadora. Esto te ayudará a evitar dañarlo durante el proceso de limpieza

2

Limpia los botones. Utiliza un paño o un cepillo humedecido con alcohol para frotar los botones. Utiliza un palillo para pasarlo por el espacio entre los botones y para quitar los residuos de allí dentro. Limpia todas las superficies que tocan o rozan el ratón durante su uso.

3

Limpia la lente. Dale vuelta al ratón y observa la lente que tiene por debajo. Sopla los residuos excedentes con el aire comprimido y luego pasa un hisopo de algodón humedecido con alcohol alrededor de la lente para quitar la mugre adherida.

1

Apaga el monitor. Asegúrate de que tu monitor esté desconectado de la computadora. De este modo podrás evitar generar estática.

2

Limpia el polvo con un paño seco. Utiliza un paño de microfibra o de otro material suave para pasarlo cuidadosamente sobre la pantalla. No la piques en ningún lugar ni trates de cepillar la mugre. Simplemente pasa el paño hacia adelante y hacia atrás sobre la pantalla para recoger el polvo.

  • No uses toallas de papel, papel higiénico o toallas faciales ya que por lo general son ásperos y podrían dañar la pantalla.

3

Prepara una solución limpiadora. Puedes comprar soluciones limpiadoras especializadas pero también puedes preparar una tú mismo rápidamente y sin gastar demasiado dinero mezclando agua destilada y vinagre blanco en una proporción de 50 y 50. Humedece el paño o rocíalo con la solución y pásalo cuidadosamente a lo largo de la pantalla[4] .

  • Nunca rocíes la solución limpiadora directamente sobre la pantalla ya que podría filtrarse hacia adentro y dañar los componentes.
  • Evita usar soluciones limpiadoras con amoníaco, como Windex, o alcohol etílico.

Consejos

  • Limpia tu computadora en forma regular para mantenerla en un estado óptimo. Si la limpias cada seis meses seguirá funcionando bien, pero deberías limpiarla con más frecuencia si fumas o si tienes mascotas.