El Xenieze derrotó como local 3 a 1 al Pincha, con tantos de Guillermo Fernández (10m PT), Marcos Rojo (13m ST) y Sebastián Villa (22m ST). Descontó para el visitante Jorge Morel (31m ST), en un encuentro que se jugó en el estadio Alberto J. Armando.

Boca Juniors enhebró este domingo su mejor actuación de la temporada con un buen triunfo por 3 a 1 sobre Estudiantes, de La Plata, en la Bombonera, para cerrar el segmento dominical de la décima fecha del campeonato de la Liga Profesional.

Dentro del ciclo tan breve como irregular de Hugo Ibarra al frente del conjunto boquense, en el que arrancó perdiendo con San Lorenzo, le ganó a Talleres y luego volvió a caer frente a Argentinos Juniors, la de hoy fue la mejor presentación del equipo, incluyendo lo hecho este año cuando lo dirigía Sebastián Battaglia.

Es que el equipo hizo todo lo que le reclamaban desde distintos ámbitos, hinchas, prensa y el siempre incidente Consejo de Fútbol manejado por Juan Román Riquelme, esto es esencialmente un juego que cuente con protagonismo esencial de sus volantes.

Y hoy  Alan Varela, la figura del partido, ovacionado por los hinchas en cada intervención, tuvo en su derredor al dúctil Guillermo “Pol” Fernández junto al verticalismo de Juan Ramírez y el manejo atinado de Óscar Romero.

Guillermo Fernndez remata para marcar el gol que le da el triunfo a Boca foto Julin lvarez
Guillermo Fernández remata para marcar el gol que le da el triunfo a Boca (foto Julián Álvarez).

Claro que también esta disposición tuvo un correlato rápido con el marcador y esto le dio más aire al “xeneize” para imponer las reglas del partido, porque antes de los 10 minutos ya logró ponerse en ventaja con el primer golazo de la noche, en este caso convertido por “Pol” Fernández con una tijera de zurda.

De allí en más Boca se mostró más confiado y seguro en lo que proponía, y solamente perdió un tanto el rumbo en los 10 minutos finales de esa etapa inicial, cuando Estudiantes lo incomodó con su presión en tres cuartos de cancha y la conducción de Jorge Rodríguez y Fernando Zuqui que por ese breve lapso se encontraron con la pelota.

Inclusive por ese entonces Estudiantes hasta pudo lograr al empate con un gol convertido por Pablo Piatti con un preciso zurdazo desde afuera del área, pero el árbitro Hernán Mastrángelo lo anuló a instancias del juez de línea, Gerardo Carretero, que advirtió previamente una posición adelantada muy fina del uruguayo Manuel Castro.

Ya con el comienzo de la segunda etapa Boca volvió a ser el del principio y otra vez rápidamente, antes del cuarto de hora Marcos Rojo, en un partido muy especial para él por enfrentar al club en el que se formó y ahora no quiso volver, clavó de zurda el balón en el ángulo superior izquierdo de su excompañero, Mariano Andújar, tras un rechazo de un tiro libre ejecutado por Sebastián Villa.

Marcos Rojo abre los brazos tras marcar el segundo gol de Boca foto Alfredo Luna
Marcos Rojo abre los brazos tras marcar el segundo gol de Boca (foto Alfredo Luna).

Y fue justamente el colombiano, 10 minutos después, el autor del tercero golazo de la noche tras recibir una precisa asistencia del paraguayo Romero y definir de primera, con pierna derecha desde la izquierda, por encima de la apresurada salida de Andújar.

Ya parecía historia sentenciada aunque recién estaba promediando el complemento, pero sobre la media hora Zuqui hizo gala de su pegada y Estudiantes de su juego aéreo, ya que su centro fue cabeceado sucesivamente por sus tres marcadores centrales, primero el ingresado Fabián Noguera (se retiró de la cancha con una preocupante lesión en la rodilla derecha), luego Luciano Lollo y finalmente Jorge Morel, que la mandó a la red.

A partir de ese cuarto de hora final los intentos de Estudiantes provocaron el mayor sufrimiento de Agustín Rossi y sus compañeros de defensa, pero estos respondieron bien y el marcador resultó entonces inamovible.

A Boca, que se fue prematuramente en octavos de final, lo separan ocho posiciones de Estudiantes (undécimo contra decimonoveno), que también fue desplazado aunque su cabeza, y se nota, está puesta en los cuartos de ese certamen en los que tendrá que enfrentar la próxima semana a Athlético Paranaense, de Brasil.

Sebastin Villa festeja el tercer tanto de Boca foto Alfredo Luna
Sebastián Villa festeja el tercer tanto de Boca (foto Alfredo Luna).

Pero esta noche dejó además algunas “perlitas” para destacar, que pasaron justamente por el gol de Rojo (no lo celebró por su pasado “Pincha” y solamente se limitó a sonreir),quien en su tanto anterior frente a Talleres, de Córdoba, le había alcanzado a modo de reconocimiento la cinta de capitán que hoy luce a su antecesor en esa función, Carlos Izquierdoz.

El “Cali”, mientras Rojo anotaba su gol, se estaba embarcando en el aeropuerto de Ezeiza rumbo a España, donde se incorporará este lunes a Sporting Gijón, de la segunda división, a préstamo hasta fin de año, cuando vence su contrato con Boca, aunque después seguramente seguirá en su nuevo club, cuyo objetivo es volver a LaLiga.

Y también podría seguir, si los resultados se dan, el propio Ibarra en 2023, según algunas versiones que circularon en las últimas horas, aunque el “Negro” está atado a que su equipo siga jugando como lo hizo hoy.

Por lo pronto parece estar haciendo bien los deberes, ya que impuso a Luis Vázquez como centrodelantero titular la fecha anterior y lo mantuvo, relegando al banco al prometedor Exequiel Zeballos. De cualquier manera el santafesino de 21 años que lleva 11 partidos sin convertir, podría irse esta misma semana a Amberes, de Bélgica.