El presidente de la Sociedad Rural Valle del Chubut, Ricardo Irianni en diálogo con “La Voz de la Meseta” (LU17) mostró su preocupación por la venta de campos a la empresa australiana Fortescue, promotora de la generación de Hidrogeno Verde.

Sobre el tema expresó “Hace pocos días tuvimos la asamblea de renovación de autoridades, concurrieron la mayoría de los socios, lo que tenemos para decir es que hay una preocupación generalizada en los productores porque muchos de ellos que son socios de la Rural, han vendido sus campos, principalmente de los departamentos de Telsen, Gan Gan, Mártires, Gaiman y la continental del de Biedma”.

Agregó además “Aparte del cierre de algunos campos, por problemas de disminución del stock ovino, hay varios ganaderos, estamos contabilizando más de 20 que han vendido sus campos para transformar lo que la producción de lana en producción de energía  de los molinos de viento”.

Aclarando también “Los vecinos se quedan sin la contención para lo que es el trabajo conjunto, el control de los predadores, pero también sabemos que los campos vacíos son presa de los “zorros de dos patas”, los amigos de lo ajeno que en muchos casos desarman los campos”.

“La Tendencia que hay en la Meseta es al cierre de campos”

Luego de realizar una serie de evaluaciones referidas al tipo de cambio, sobre la situación de la Meseta Central dijo, “La tendencia que hay en la Meseta, es al cierre de campos, por cuestiones de rentabilidad, nosotros no somos de la idea desde el ruralismo de que haya una devaluación brusca en dólares, pero claramente perjudica porque todos sabemos  que más del 90% de la lana se exporta, por eso se maneja el precio de la lana por el valor dólar”.

Prosiguió explicando “El productor grande, mediano y chico se ve muy perjudicado, por el diferencial del dólar, el dólar que recibe en el bolsillo producto de la venta de su lana y el que uno paga cotidianamente por lo valores (insumos)”.

Baja rentabilidad

En cuanto a la problemática de rentabilidad con un ejemplo aseguró, “Un productor de 1000 ovejas, que vende 4000 kg de lana por 5 dólares, son 20 mil dólares, si recibe 100 pesos menos por dólar, son dos millones de pesos dividido 12, pensemos un ingreso para un productor chico son 150 mil pesos por mes, con eso vive si lo comparamos con lo que es el empleo público”.

Siguió señalando “El esfuerzo del año de estar poblando la Meseta, los gastos que tiene el productor y que el Estado Nacional se le quede con 150 mil pesos por mes, casi es ofensivo a un productor de mil ovejas, esto hay que ponerlo en discusión para tratar de solucionar de fondo los problemas”.

En esta parte dijo además, “Porque nosotros valoramos, entendemos, celebramos la ayuda que viene tanto de la provincia, como de la nación vía ley Ovina, la colaboración técnica que dan los organismos como el Senasa, Inta, pero rápidamente cambiaría la situación económica de todos los pueblos del interior, si los productores pequeños tuvieran una rentabilidad positiva”.

Drástica merma de ovejas

Durante otra parte de la entrevista analizó la actualidad de los Departamentos de la Meseta señalando, “Cuando miramos el mapa de cada Departamento, por ejemplo Telsen podríamos decir que más de la mitad de los campos, se encuentran cerrados sin hacienda”.

Continuó, “Históricamente Telsen tenía  450 a 480 mil ovejas a lo largo del tiempo, hoy tiene alrededor de 50 mil ovejas, ahí claramente lo que hay que buscar son alternativas, si se quiere desde los gobiernos nacional y provincial, para que se puedan repoblar”.

Desocupación en la ruralidad

En el final de la entrevista ante la consulta referida a la desocupación que se genera por el despoblamiento y pérdida de la majada, Irianni respondió “En marzo han venido a hablar con nosotros esos vecinos de los campos que se vendieron, los datos que estimamos nosotros, cerca de 15 unidades en ese momento, de 30 a 50 mil ovejas menos, con cerca de 50 puestos de trabajo menos, pero de toda crisis uno puede sacar una luz de esperanza”.

Señaló ante la instancia que obliga que donde haya parque eólicos no debe haber ganado, “Si esta empresa, estoy hablando de Fostercue, que ha desembarcado en la provincia del Chubut, ha tenido varias charlas con nosotros, si esta empresa empieza a darse cuenta que estamos en el siglo 21, que sea económicamente rentable su actividad económica productiva a través del viento, que sea ambientalmente viable, pero que también sea socialmente viable”.

Completo diciendo “En esa zona necesitamos nosotros, para que los campos vuelvan a producir, esta empresa pueda invertir colaborando con los productores, no regalándole nada, pero generando las condiciones para poder trabajar, porque cuando terminen de instalar los molinos, ellos van a generar mucho trabajo con la instalación, pero cuando se terminen de instalar, vamos a ver inmensos parque eólicos que se manejan por computadoras, con muy poca mano de obra para mantenimiento”.