La variante Ómicron del coronavirus “se está propagando significativamente más rápido que la variante Delta” y es “más probable que las personas que fueron vacunadas o se recuperaron de Covid-19 puedan infectarse o reinfectarse”, advirtió el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Gebreyesus.

“No cabe duda de que el aumento de la mezcla social durante el periodo de vacaciones en muchos países provocará un aumento de los casos, la saturación de los sistemas sanitarios y más muertes”, adelantó el doctor Gebreyesus en una rueda de prensa para los periodistas en Ginebra.

Tedros se mostró comprensivo con el hartazgo de los ciudadanos, pero insistió en que la forma más rápida de “volver a la normalidad” es “tomar las decisiones difíciles que hay que tomar”.

En “algunos casos”, eso significará “la cancelación o el retraso de los eventos”, dijo, poniendo como ejemplo la recepción que pensaban tener con la prensa y que finalmente no produjo.

“Pero un evento cancelado es mejor que una vida cancelada. Es mejor cancelar ahora y celebrar más tarde, que celebrar ahora y estar de luto más tarde”, sostuvo el director de la Organización.

La epidemióloga que lidera la respuesta de la OMS al coronavirus, María Van Kerkhove, anunció en su cuenta de Twitter que su familia tomó “la difícil decisión de posponer su viaje de Navidad a Estados Unidos”, su país de origen.

El 26 de noviembre de 2021, la OMS, siguiendo el consejo del Grupo Consultivo Técnico sobre la Evolución del virus SARS-CoV-2, clasificó la variante B.1.1.529 de este virus como variante preocupante y decidió denominarla con la letra griega Ómicron.

La evidencia presentada al Grupo Consultivo Técnico indicaba que presenta varias mutaciones que podrían afectar a las características del virus, por ejemplo, la facilidad para propagarse o la gravedad de los síntomas.

Soumya Swaminathan, científica jefa de la OMS, añadió que sería “imprudente” concluir a partir de los primeros estudios que Ómicron es una variante más leve que las anteriores.

“Con el aumento de las cifras (de contagios), todos los sistemas de salud van a estar bajo presión y ya lo están en muchos, incluyendo en Europa”, apuntó.

“La variante está consiguiendo evadir algunas respuestas inmunitarias”, dijo, lo que significa que los programas de vacunación de refuerzo que se están poniendo en marcha en muchos países deberían dirigirse a las personas con sistemas inmunitarios más débiles.

“No esperamos que ninguna de las vacunas disponibles deje de ser efectiva por completo”, enfatizó, indica un informe de Newsweek Argentina.