Laura Lorena Mancuche es Técnica en Salud Comunitaria en el Hospital de Las Plumas, oriunda del Paraje El Mirasol, actualmente está realizando prácticas profesionales de la “Tecnicatura en Administración Pública” del Instituto Nº 816 de Rawson, hablamos para “La Voz de la Meseta” (LU17) sobre lo que representa vivir en la Meseta, buscar la forma de capacitarse y colaborar con quienes viven en el territorio.

En una de las parte de la nota señaló ““Sería muy importante que haya fuentes de trabajo, para los jóvenes, que se puedan capacitar para aprender cosas nuevas, con un oficio”.

Completó expresando “Lamentablemente la mayoría de los jóvenes, creo que en todas las localidades de la Meseta vuelven a las ciudades, por el tema del trabajo, que hoy en día los pueblos no se los ofrece”.

“Me considero de El Mirasol”

Al iniciar el dialogo destacó “Desde el 2006 que vivo acá, mi familia pertenece a Aldea El Mirasol, siempre tuvimos campo y seguimos teniendo, así que me considero más de El Mirasol que de Las Plumas, pero estoy viviendo acá porque trabajo en el hospital”.

Luego explicó la “Tecnicatura en Administración Pública”, “Decido inscribirme para continuar con otra tecnicatura que va a la administración y destinada al desarrollo local, este es mi tercer año, estoy haciendo las prácticas profesionales, elegí mi localidad para hacerla”.

Encuentro en Las Plumas

Sobre el cursado aclaró que lo realiza a distancia, señalando además “Es una posibilidad porque la gente de la Meseta puede estudiar, muchas veces no la conocen, los que trabajan en la administración pública podrían acceder a la tecnicatura”.

Del encuentro en Las Plumas destacó, “Tengo compañeras que están cursando, la práctica nos pide que sea grupal, tengo una compañera de Trelew y dos de Rawson, teníamos que elegir una institución para trabajar, les propuse a mis profesores y compañeras, usar una de acá”.

Agregó “Elegimos a la cooperativa (Mapu Ko) más que nada por cómo trabajan ellas, así que mis compañeras se trasladaron a Las Plumas para llevar a cabo estas actividades”.

“La gente en El Mirasol queda muy poca”

Durante el diálogo con Lorena Mancuche, surgió la necesidad de conocer cómo se vive en el interior profundo, habló sobre la situación de un paraje pequeño como El  Mirasol y la situación de los pobladores rurales en general, además de los jóvenes que no tienen salida laboral.

Destacó “La gente en El Mirasol queda muy poca, hay menos de veinte habitantes, la mayoría son mayores de 60 años, es como que los jóvenes se han marchado, porque no hay posibilidades de trabajo”.

En este tema explicó “La mayoría trabaja en el campo, con todo este tema de la pandemia prácticamente se han marchado hacia las ciudades. Yo por ejemplo elijo siempre la posibilidad de quedarme acá, teniendo la posibilidad irme a trabajar a otros lados, pero busco la forma de capacitarme y quedarme en estos lugares, que necesitan un apoyo”.

La situación de los jóvenes

En cuanto a la situación de los jóvenes dijo, “Siempre les digo que si yo puedo estudiar, ustedes también, mi visión es que en la Meseta tengan esta posibilidad de poder estudiar, que no tengamos que marcharnos hacia otras localidades, cuando tenemos un montón de recursos, que si buscamos la manera se puedan poner en marcha”.

Puntualmente sobre Aldea el Mirasol expresó, “Creo que si se buscar ala forma se podrían hacer muchas cosas, pero lamentablemente hoy prácticamente no queda población, es muy poca la gente que está ahí”.

Campos abandonados

Desde su trabajo y como está el campo señaló, “Nosotros somos los encargados de las rondas sanitarias, la poca gente que queda en los campos es el pequeño productor, con menos de 500 animales o 200 chivas, son los que están dando pelea hoy en día a pesar de todo lo que les pasa”.

Para luego destacar “Hablo del depredador, de las sequias, si llueve o no, creo que son los que más necesitarían ayuda, desde el gobierno y desde todo el que pueda aportar, es con el pequeño productor, que es  el que todavía le da pelea al campo”.

Señalando además “Con los campos hay muchos que con apellidos muy conocidos, que han cerrado, hay que calcular que cada diez campos dos nomás hay con pequeños productores y los otros alrededor cerrados”.

Aclaró, “Esto produce también que los campesinos tengan que estar peleando contra el puma, porque ya los demás campos están cerrados, entonces como no tiene animales, el que tiene poquito tiene que cuidarlos porque si no se los terminan”.

“Que haya fuentes de trabajo”

En la parte final de la entrevista Mancuche reflexionó, “Sería muy importante que haya fuentes de trabajo, para los jóvenes, que se puedan capacitar para aprender cosas nuevas, con un oficio”.

Completó expresando “Lamentablemente la mayoría de los jóvenes, creo que en todas las localidades de la Meseta vuelven a las ciudades, por el tema del trabajo, que hoy en día los pueblos no se los ofrece”.