Alberto Fernández encabezó un homenaje a los muertos por coronavirus: El Presidente brindó un breve discurso y realizó una ofrenda floral, acompañado por todos los gobernadores.

Con un discreto discurso, emitido por cadena nacional, el presidente Alberto Fernández fue el anfitrión de un homenaje en memoria de los fallecidos por coronavirus. El acto comenzó a las 12 en el Centro Cultural Kirchner (CCK) de la Ciudad de Buenos Aires, con la presencia de todos los gobernadores -con excepción de Alicia Kirchner, Arabela Carreras y Juan Schiaretti- y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

“No olvidaremos a quienes se han ido en este tiempo doloroso”, señaló el Jefe de Estado.

La convocatoria del Jefe de Estado buscó dar un mensaje de unidad ante el dolor y las pérdidas que produce la pandemia. “Con esta pandemia estamos presenciando un verdadero cataclismo que azota a la humanidad. Los millones de personas fallecidos hasta ahora han conmocionado al mundo entero así como nos interpelan las casi 100 mil personas fallecidas en nuestro país”, arrancó diciendo el Presidente en su sentido discurso.

“Estamos en memoria de las víctimas fallecidas en esta pandemia. Cada una tenía un nombre, una vida, tenía hijos, hermanos, padres, madres, familiares, amigos. Todos y todas tenemos afectos que han perdido su vida en este tiempo”, enfatizó Fernández al referirse al desconsuelo que dejaron cada una de esas ausencias.

Recordó que la pandemia “impide hacer cosas importantes, como vivir una parte de la vida”. Y agregó: “Se han abierto heridas que tenemos que curar y sanar como sociedad”.

En ese sentido, expresó su gratitud a todos los trabajadores de la salud “que hacen un esuerzo inmenso y trabajan sin pausa para salvar vidas” y a los trabakadores escenciales que “cuando todos se quedaron eus n scasa fueron a trabajar para que la sociedad siguiera fincionando”. También le mostró su gratitud a los científicos y científicas, a la sociedad “que mantiene los cuidados necesarios” y a los que trasladan y aplican las vacunas.

Fernández llamó a construir un mundo y una Argentina mejor: “Nos damos cuenta del valor de la solidaridad y vemos lo peligroso que puede ser el egoísmo en una catástrofe en la pandemia”. Y se preguntó: “¿Podrá generar más anticuerpos contra la indiferencia? Está en nosotros que este homenajea pueda multiplicarse después de esta ceremonia”.

Antes de convertirse en el principal orador, el Presidente y la primera dama Fabiala Yañez fueron recibidos por dos niños, con los que prendieron una de las velas que estaban ubicadas en una mesa central, representando las 24 provincias.

A continuación, la actriz Laura Nova recitó un poema vinculado al carácter universal de la pandemia en términos humanistas y luego la cantante Nadia Szachniuk y el guitarrista Juan FALú interpretaron “Zamba para no morir” de Hamlet Lima Quintana.

Novoa, que ofició de anfitriona del evento, volvió a tener la palabra para interpretar otro poema para después darle lugar a la cantante Patricia Sosa, quien interpretó la canción “Nos Veremos Otra Vez”, de David Lebon.