El ministro de Educación, Nicolás Trotta, estimó hoy que el proceso de vacunación contra el coronavirus a docentes y no docentes, que abarca a más de 1,4 millones de personas, podría estar completo “en tres meses, aproximadamente”.

“Nosotros calculamos que en tres meses, aproximadamente, vamos a poder tener a todo el personal vacunado”, dijo Trotta al hablar sobre el plan para vacunar a 1.450.000 trabajadores y trabajadoras de la educación.

El funcionario así lo aseguró en diálogo con radio Mitre, en la víspera del inicio del ciclo lectivo en 16 provincias que se suman a las cuatro que ya habían comenzado las clases.

Trotta aseguró que la reapertura de las escuelas en gran parte del territorio argentino “es un paso muy importante” para “proteger la presencialidad en la escuela”, como lo fue también la paritaria nacional docente sellada la semana pasada y como lo será también “el proceso de vacunación”.

En este sentido, reafirmó que es “prioritario” el proceso de vacunación de “nuestras maestras y maestros” y ratificó que esperan que esa tarea “se pueda iniciar esta semana de manera escalonada en los distintos puntos del país”.

“Por eso iniciamos el jueves un proceso de inscripción tanto a nivel nacional como en cada una de las jurisdicciones, para poder ordenar la propia prioridad que acordamos con las provincias, para empezar con la educación inicial, la educación especial, el primer ciclo de la escuela primaria y los directivos; lo que suma casi 450 mil docentes”, detalló el ministro en la entrevista que brindó esta mañana.

A partir de este registro, el Gobierno espera “poder tener el horizonte” de cuándo será completado el proceso de vacunación. “No digo a todos, porque quizás no todos acepten ser vacunados, pero sí una porción muy importante” de las y los docentes, señaló Trotta.

El ministro aseguró que la vacunación se implementa “contrarreloj” porque se debe “aprovechar el verano y el otoño para inmunizar a toda nuestra comunidad educativa”, de modo que esto permita “sostener esta presencialidad cuidada con la llegada del invierno”.

Por otro lado, Trotta defendió la política adoptada por el Gobierno nacional de incluir a los docentes como uno de los cinco grupos prioritarios para la vacunación: “Para nosotros los protocolos son fundamentales para el regreso a la presencialidad como también esta priorización en la vacunación”.

“En este caso, la discusión es cómo aceleramos la vacunación de los maestros para proteger la presencialidad, que tiene una enorme importancia no solo por los aprendizajes y el impacto subjetivo que han tenidos nuestros chicos y chicas a lo largo del 2020, sino porque la escuela es un espacio donde se garantizan otros derechos en la Argentina”, remarcó el ministro.

En otro orden, Trotta destacó que, en función de la paritaria nacional docente, “ningún docente va a ganar menos de 31 mil pesos de bolsillo en el mes de marzo en todo el territorio argentino”.

Por otro lado, también se refirió a su propia vacunación: “Yo no me he vacunado; me vacunaré cuando la autoridad sanitaria disponga que sea necesario. No me ofrecieron vacunar y nadie de nuestro ministerio se ha vacunado hasta el momento”, afirmó.