Entrevistado por “La Voz de la Meseta”, programa que se emite todos los sábados desde las 13 hs. por LU17 y una importante red de emisoras de frecuencia modulada, el joven Damián Vázquez relató su experiencia de recibirse como profesor de música y volver a Gastre.

También comparte la necesidad que la Meseta tenga un desarrollo minero y apoya que sus pobladores, especialmente los jóvenes apoyen la decisión de poder decidir, en cuanto a sus posibilidades de crecimiento.

Pasión por las gemas

En la charla explica su pasión por recoger gemas en el campo y nos dijo, “Hace dos años empecé a juntar piedras, recorrí la zona, yendo a buscar yacimientos, conocí Mina Ángela, empecé a estudiar el tema hasta armar una colección. El año pasado con los paros, aproveché hice un curso en El Bolsón, sobre artesanía, joyería, orfebrería así que como era el último año que me quedaba en la cordillera lo aproveché”.

En este sentido que más allá de su estudio, esta actividad la inició como hobby y los destacó como “un oficio bastante lindo”. A la vez que indicó que esta actividad le permite relacionarse con otras personas e intercambiar gemas de distintos lugares del país.

Orfebrería

Otra particularidad de Damián es trabajar la platería en orfebrería, nos dijo “Hago bombillas, algunos mates, estoy probando. Pero bombillas es como que me gusta más, acá tiene mucha salida”.

Refiriéndose al curso que realizó expresó, “Una de las cosas que me llevó a hacerlo, fue que tenía unas piedras de cuarzo muy lindas, que encontré en El  Mirador y quería hacer un colgante con una piedra que yo junté. La necesidad de hacer algo para mí, porque capaz veía a uno u otro y las perdía, así que pensé debe ser lindo juntar y aprender a hacerlo”.

Aclaró, “Acá en Gastre lo de hacer cursos se complica, por eso allá en la ciudad uno accede, le puede consultar al “Profe”, lo podía ir a ver para tomar clases particulares. Acá solamente por internet o una videollamada, es lo único”.

Sus estudios

Volviendo a sus años de estudio, recordó que hizo en Gastre hasta noveno año, luego tuvo que ir al internado de Playa Unión para estudiar secundario, empezando a sentir el desarraigo familiar.

Agregando “Después de la secundaria, fui al instituto de Lago Puelo hasta diciembre pasado, me faltaron algunos encuentros. Después empezó la pandemia, hasta que acomodaron todo y en agosto pude entregar los videos, porque pasamos a hacer todo virtual. Por suerte ya aprobé y me llegó el certificado”.

Su inclinación por la música desde chico lo llevó a estudiar y su idea es poder brindar sus conocimientos en el mismo pueblo, especialmente para con los chicos y la comunidad.

Falta de posibilidades

Ante la falta de alternativas en la Meseta, especialmente para los jóvenes dijo, “Conozco muchos que se han ido y no han vuelto. En mi caso hice cursos como el de orfebrería, entonces volvés al pueblo. Ahora te hablo como profesor, si existe algún curso son 1400 km, o sea venís acá a Gastre y te queda lejos todo”.

Luego reflexionó, “Hay chicos que quieren estudiar una carrera que les gusta, pero acá no pueden, no hay tampoco tantas posibilidades. Por más que amen su pueblo no se puede volver, las rutas, uno m ismo tiene que viajar a las ciudades y son casi 500 km que hay de ripio, entonces es como que duele ese “viajecito”.

Entre cordillera y Meseta “Está bueno que decida la gente de acá”

Sobre su visión respecto al desarrollo de la minería, luego de haber vivido 4 años en la cordillera, señaló, “En el caso mío soy curioso, investigué, siempre que estuve acá y hubo reuniones informativas sobre la empresa minera iba a todas las que podía”.

Estando en Lago Puelo dijo, “Allá es como que todo es no a la minería, en mi caso considero como todo aquel que tiene uso de razón, está bueno informarse, escuchar las dos campanas, no decir no por no o sí por sí”.

Aquí dio su visión, “Todos tenemos realidades diferentes, una vida diferente, creo que las opiniones son válidas siempre que esté el respeto. De mi parte tengo pasión por lo minerales, trabajo con todo lo que se extrae de la producción minera. Lo hago con minerales, con piedras, metales”.

Finalizó diciendo, “Escuché las dos campanas, para mí la minería es muy útil para la evolución del ser humano. También está el tema de lo social, lo que queda en la provincia, así que está bueno empaparse bien de todo”.

En cuanto a la expresión de los pueblos de la Meseta expresó, “La gente que está acá, hay muchas familias que dependen de la minería. Está bueno que decida la gente de acá, como decía escuchar todas las campanas y que se pueda decidir”.