El 3 de junio, Nación envió a la Provincia $ 2.500 millones en concepto de la segunda cuota del Fondo Fiduciario por $ 5.000 millones.

El Ejecutivo utilizó el dinero para el pago del primer rango de los trabajadores y para cubrir algunas otras urgencias, aunque dejó fuera del reparto a los municipios, justo en el mes más complejo del año cuando deben afrontar el pago de haberes y del medio aguinaldo, publicó El Chubut.

La diputada del interbloque Rossana Artero expresó que “es un momento económico muy difícil para la Provincia y para todos los municipios por lo que sería muy bueno que el gobernador distribuya, como lo hizo el mes pasado, una parte de la segunda cuota del Fondo Fiduciario que recibió de Nación”.

De la primera cuota del préstamo, el Gobierno repartió a los municipios $ 350 millones (el 7 por ciento de los $ 5.000 millones) utilizando el criterio de la Coparticipación Federal de Impuestos, aunque por coparticipación se reparte el 10 por ciento de lo que ingresa.

“Si se respetaran esas proporciones, quedarían por distribuir $ 150 millones, lo que otorgaría una buena bocanada de aire fresco a las alicaídas cuentas municipales que se vieron muy golpeadas en sus recaudaciones por la crisis del Covid 19”, dijo Artero. “No debemos olvidar que el coronavirus generó una baja importantísima en las recaudaciones de los municipios y, por otro lado, los obligó a destinar recursos extraordinarios para atender la pandemia y para contener a los muchos vecinos que vieron disminuidos sus ingresos por no poder trabajar o tuvieron que cerrar sus comercios”, aseguró la legisladora.

“Si el Gobierno reparte $ 150 millones más, le daría una mano muy importante a los intendentes, que son quienes están en permanente contacto con las necesidades de los trabajadores y de los ciudadanos”, concluyó Artero.