El gobernador ya tendría los nombres para reemplazar las últimas salidas de su gabinete.

La elección de un sucesor a Andrés Meiszner en la Secretaría General de la Gobernación daría a Arcioni una oportunidad para afianzar aquello de buscar acuerdos. El Gobernador intenta desde hace semanas, con mensajes fuertes, generar consensos que permitan ir enderezando el barco de las finanzas, publica El Chubut.

Por eso se enojó con quienes en su propio gobierno no salieron a “bancar” al ministro de Economía Oscar Antonena, cuando dijo que en su ministerio había doscientos empleados, pero trabajaban realmente veinte. Arcioni confía en su ministro, uno de los que Meiszner -dicen en el gabinete- tenía apuntado.

La duda es dónde conseguir a alguien que reúna todas las condiciones, pero especialmente una: manejo político, “muñeca” para maniobrar entre los bloques legislativos, y un profundo conocimiento de la Legislatura.

Cuentan que el Gobernador ya habría hecho un ofrecimiento a Javier Touriñán, el histórico ex jefe de bloque peronista durante los gobiernos de Das Neves, y de Buzzi. El ex legislador comodorense, actual titular de Petrominera, estaría meditando una respuesta.

La otra baja en el gabinete, la de la ex ministra de la familia Cecilia Torres Otarola, sería saldada con el nombramiento del ex intendente de Río Mayo, Gustavo Hermida, al frente de ese ministerio.