Skip to main content

Habilitaron los puertos de toda la provincia y se esperan marineros de otras ciudades

Hubo marcha atrás y tras el pedido de los sectores de la pesca, la actividad volvió a habilitarse en la provincia con un protocolo específico, tras los casos de Covid-19 que se dieron con los marineros. De esta forma los terminales quedaron abiertas para que pueda haber descarga de langostinos.

Desde este martes se dejó sin efecto el decreto que inhabilitaba a los puertos por dos semanas, con lo cual quedaron abiertos para que ingresen barcos a descargar langostinos, mercadería destinada a las plantas pesqueras que están en la provincia, con mucho personal y a la espera de la materia prima para procesar.

Fue un trabajo consensuado con intendentes, con los comités de crisis de cada localidad y el Ministerio de Salud, destacó el secretario de Pesca, Adrián Awstin. Explicó que los protocolos son propios y adecuados a cada uno de los puertos de la provincia, teniendo en cuenta los tipos de flota y personal que trabaja en los buques.

Según Awstin, los puertos ya tenían establecidos, “al momento de la crisis del Santorini, sus protocolos vigentes”. Ahora lo que se consensuó fue “el ingreso de los marineros de otras provincias a cada uno de los puertos y cómo será el ingreso de cada marinero al barco”.

Si bien “estaba establecido un sistema, algún intendente quería que hagan una cuarentena mínima con hisopados locales y otro intendente opinaba que no, que debían venir ya hisopados de otras localidades”.

“Todavía no ha ingresado ningún marinero desde la ciudad de Mar del Plata o desde otra jurisdicción del país”, aclaró Awstin y reconoció que el número estimado de personal que podría llegar es incierto porque “muchas empresas consensuaron con sus marineros que no puedan bajar del barco por una cierta cantidad de tiempo”.

“Antes venía una tripulación de veinte personas y quizás a la semana cinco marineros pedían bajarse. Este año al menos deberán permanecer 28 días embarcados y sólo podrán desembarcar por razones de fuerza mayor previa notificación a las autoridades portuarias”.

Como muchos son de otras ciudades, “en el transporte en que llegan para ir directamente al barco, los tripulantes que son reemplazados por ellos se suben a la misma unidad de traslado y regresan inmediatamente a su ciudad de origen”.

Los hisopados los realiza la empresa y cuando llegan al ingreso de la provincia, en el límite “no deben tener más de 36 horas de antigüedad, con lo cual nos aseguramos que es nuevo”, explicó Awstin.

Además se toman todas las medidas de seguridad en el vehículo de traslado para que no tengan contacto con ninguna persona. “Le pedimos también a estas personas que queden en cuarentena en su casa por catorce días, previo al hisopado, para saber que el mismo es certero”.

Y durante el viaje, “si bien van en un transporte donde no tienen contacto más que entre sí, no queremos que bajen en las estaciones de servicio y tomen contacto con ninguna persona. Por lo tanto apelamos a la responsabilidad individual de cada marinero para que no entre en contacto con la gente”.

Se elaboró un “protocolo de actuación que deberá observarse para el despacho de buques pesqueros en procura de mantener el desarrollo económico del sector pesquero, asegurando la sustentabilidad de los trabajadores y de las empresas”.

La actividad había sido suspendida mediante el decreto 493 ante la aparición días atrás de casos positivos de Covid-19 que “involucró a las ciudades costeras de la provincia y a otras de cercanía, vinculadas por la actividad pesquera desarrollada entre sus puertos”.

En los considerandos del decreto se recordó que el Gobierno nacional definió a la pesca como una actividad “esencial”, por considerarla “un sector de producción de gran importancia en la economía del país y en el abastecimiento de alimentos a su población”.

A través de este decreto, Arcioni dejó sin efecto la suspensión actividades que se había dispuesto por 14 días en todos los puertos provinciales (artículo 10, decreto 493), ya que se había determinado que a los siete días se realizaría una evaluación de “la trayectoria de la enfermedad y la situación sanitaria imperante”.#

Fuente: Diario Jornada

Deja un comentario