El Senador nacional se refirió a las denuncias contra la fuerza de seguridad chubutense y las autoridades políticas a cargo. “Los chubutenses no podemos permitir los excesos y la discrecionalidad”, aseguró el legislador del Frente de Todos

El senador nacional Alfredo Luenzo se refirió a las denuncias contra la fuerza de seguridad chubutense y las autoridades políticas a cargo. “Los chubutenses no podemos permitir los excesos y la discrecionalidad”, aseguró el legislador y advirtió que “esto es de gravedad institucional”.

“En Chubut, tenemos muchas denuncias por casos de arbitrariedad y de abusos policiales que generan mucha preocupación y por eso acompañamos y le damos nuestro total respaldo a la Secretaría de Derechos Humanos en esta presentación que ha llevado adelante”, indicó.

En ese marco, Luenzo fue enfático al señalar que «si está interviniendo la Secretaría de Derechos Humanos es muy claro que la actuación de la policía de Chubut dista mucho de las recomendaciones que ha dado el propio Ministerio de Seguridad de la Nación en el marco del Decreto 297/2020 que estableció el Aislamiento Obligatorio, de la Constitución Nacional y de los Tratados Internacionales sobre Derechos Humanos».

El senador recordó, además, “la difusión de un audio de parte de las autoridades de seguridad de la Provincia manifestando su política de detenciones arbitrarias en forma manifiesta” y que “en lugar de generar un repudio de parte de las máximas autoridades de la Provincia y una reflexión sobre lo que estaba pasando, hemos visto una minimización y una justificación del accionar de los funcionarios del área de seguridad”.

Asimismo, Luenzo dijo que “la Secretaría de Derechos Humanos está denunciando detenciones ilegales a ciudadanos, apremios, hostigamientos, amenazas, secuestros de vehículos que estaban habilitados para circular”. “Esto es de gravedad institucional”, señaló.

El legislador subrayó que “las políticas sanitarias impulsadas por las autoridades nacionales son para cuidar a los argentinos” y por ello consideró que “es insólito que se use como excusa la protección de la vida para atentar contra ella a partir de violentar las garantías constitucionales más elementales de nuestro contrato social”.