Existe un dicho popular que refiere a “Poner la tierra debajo de la alfombra”, lo que sucede ahora es que es necesario “Barrer” y recordemos que haberla dejado debajo de ella no es limpiar. Es sólo esconder una realidad para que aparente ser otra.

Lo cierto es que el gobernador destaca la postura respecto a la situación de la provincia ante la pandemia del COVID19, donde hasta el momento  no registra ningún caso positivo, pero ignora la realidad que sufren miles de chubutenses desde antes de la “Cuarentena”.

Cada uno en su casa

Desde la actitud “cuasi represiva” que han denunciado vecinos de diferentes localidades, en función del cumplimiento de directivas del ministro de seguridad, hasta la realidad de mantener el cuidado de la salud pública, son extremos que obligan a una conciliación.

Es así que la figura desdibujada de Mariano Arcioni, aparece en la necesidad de buscar respuestas, que desde hace meses no encontró y ahora en plena crisis, pocas son las razones que indiquen que pueda obtenerlas.

Desde los gremios estatales se ahonda el malestar, debido a la falta de respuestas, el no pago de los sueldos en muchos casos con atraso superior a los dos meses y muchas familias que no encuentran la manera de resolver su situación financiera.

Muchos dicen que la mentada “flexibilización de la cuarentena”, será mínima en la provincia, porque en Fontana 50 temen la posibilidad de algún tipo de  movilización, que generaría más descontrol.

“Flexibilización y discusión”

El encuentro en Casa de Gobierno con los intendentes de Trelew, Comodoro, Madryn, Rawson, Rada Tilly, Esquel y El Maitén, se transformó en una discusión, donde no se obtuvieron respuestas claras.

El gobernador pretendía, “Coordinar medidas de flexibilización como lo ha dicho el Presidente que todas medidas tienen que llevarla los Gobernadores a la Jefatura de Gabinete donde se plantea el plan”.

Lo cierto es que más allá de esa formal convocatoria, inevitablemente surgió el tema de la distribución de los fondos de la Ayuda del Tesoro Nacional (ATN), donde Maderna sumó su disconformidad por la escasa proporcionalidad que le tocó a su ciudad, con relación a otras localidades.

ATN

Justamente al comienzo de esta semana el gobernador Arcioni aseguró que los fondos correspondientes al tramo de los ATN (3 cuotas consecutivas por 345 millones de pesos hasta junio), no se coparticiparán con los municipios.

Esto sirvió a manera de aclaración que oscureció el panorama durante el encuentro con los intendentes, ya que en la reunión recordó, “Hemos coparticipado y distribuido un ATN de 50 millones a todos los municipios y comunas rurales. Los municipios tienen sus herramientas”.

En definitiva no es necesario explicar el malestar con estos números, Comodoro Rivadavia $ 4.000.000.-, Dolavon $ 2.000.000.-, Esquel $ 2.000.000.-, Gaiman $ 600.000.-, Lago Puelo $ 4.000.000.-, Puerto Madryn $ 4.250.000.-, Sarmiento $ 3.000.000.-, Trelew $2.350.000.-, Trevelin $ 4.000.000.-

Diferencia entre los más chicos

Estos cuestionamientos tuvieron inmediata repercusión entre comunas rurales y municipios de segunda categoría, donde también surgieron diferencias notables entre cada uno de ellos.

Pero dentro de esta problemática surgió que Gobernador Costa directamente no recibió ningún tipo de aporte y en este aspecto su jefe comunal Miguel Gómez, dijo “La distribución fue a dedo, dañina para alguna ciudades. Hay bronca y se lo tendrán que explicar a los vecinos”.

Mientras que por otra parte en la Meseta Central Gualjaina recibió $1.500.000 y Paso de Indios apenas poco más de la mitad es decir $ 800.000, lo que indica que hubo una clara diferencia en el tratamiento, que aún no han podido explicar desde el ejecutivo.

La realidad en la provincia es que sigue la falta de planificación, se improvisa en función de lineamientos que golpean la puerta del mandatario y que ahora tiene poco lugar para “Barrer debajo de la alfombra”, porque ya  no tiene margen de acción y deberá dar respuestas concretas.

Hasta la próxima

Raúl Héctor Pasarín