El domingo en Paso del Sapo hubo quejas por el accionar policial, en el marco del Aislamiento Social Obligatorio, en Débora Candia llegó a la localidad procedente de la zona rural con una bebé con estado febril para controlarla en el Puesto Sanitario.

La vecina relató a “La Voz de la Meseta” y Delsurnoticias.com”, “Soy nacida acá, tengo cuatro nenes, por el tema de la cuarentena y tener nenes nos fuimos al campo”.

“La bebé tenía 40 de fiebre”

 Aclaró luego, “Hoy después de estar dos semanas vinimos a Paso del Sapo porque nuestra bebé más chiquita, de nueve meses, ya hacía varios días que estaba con un poco de catarro, gripe y empezó con una fiebre muy alta”.

Siguió diciendo, “Nosotros en el campo tenemos internet, avisamos que veníamos porque sabíamos que no dejaban entrar”.

En referencia a la situación vivida en el acceso a la localidad, manifestó su malestar por la actuación del Jefe de la Comisaría, diciendo “No nos quería dejar pasar, pretendía que lo hiciera yo con mi bebé, mientras que mis otros nenes queden acá del otro lado, donde tienen cerrado cerca de la estación de servicio”.

Agregó, “Pretendía que fuera en la ambulancia con la nena, que la haga atender y después volviera por mis hijos. En ese momento la bebé tenía 40 de fiebre, nos tuvo casi una hora sentados ahí”.

Finalmente se quejó por la forma en que fueron tratados, provocando impotencia ante la situación vivida.

Por último consultada por el estado de la criatura nos dijo “Si estoy en mi casa, ahora en observación  para ver cómo pasa la noche fue inyectada y estuvimos una 1:20 en el puesto sanitario bajándole la fiebre, está medicada”.