Tanto los trabajadores estatales como los jubilados de Chubut están desesperados. El Coronavirus los acecha por un lado, amenazante. Por el otro, siguen sin recibir los sueldos correspondientes al mes de febrero.  Sin plata y sin sueldos el gobierno solo pago a los trabajadores de Salud -que son prioridad frente a la pandemia -;

El resto de los estatales sigue sin fecha de cobro, y el propio ministro Grazzini hizo pública la posibilidad de crear una cuasi-moneda provincial para pagar sueldos. Luego, el gobernador Arcioni desmintió a su ministro político o vocero descarriado, pero no dio una fecha cierta de pago. Los trabajadores deberán esperar hasta vaya a saber qué día de abril para cobrar los salarios de febrero.

La desesperación reina de por sí, como consecuencia del Coronavirus, el avance de la pandemia y una cuarentena obligatoria que se hace muy difícil de llevar adelante, mucho más si no se cuenta con los sueldos para ir a comprar alimentos, bebidas, insumos de limpieza o medicamentos.

Esa es en la práctica la triste y compleja realidad por la que atraviesan los empleados públicos y los jubilados de Chubut, es por eso que la Mesa de Unidad Sindical emitió un comunicado donde expresó que “Cumplir la cuarentena obligatoria no es fácil. Las horas son eternas y los días se mezclan. Lo cotidiano se vuelve aburrido y los pasatiempos se convierten en una rutina. El esfuerzo para combatir el avance del coronavirus es difícil. Pero es más difícil para la gran mayoría de los trabajadores estatales quienes todavía no saben cuándo van a percibir sus haberes de febrero. No tienen novedades y la única posibilidad que tienen de comprar víveres es a través de una tarjeta de crédito (si es que no es rechazada por falta de pago).

Jubilados reclaman la emergencia

Los pasivos chubutenses agrupados en el Frente de Jubilados exigieron que el gobierno provincial declare la emergencia previsional para el sector frente al retraso en el pago de sus jubilaciones y manifestaron que “pareciera que los jubilados somos invisibles a los ojos, sensibilidad y sobre todo a las obligaciones que tienen de hacerlo quienes se desempeñan en cargos de responsabilidad y representación ciudadana para hacer cumplir la manda constitucional y la Ley Previsional”.

Agotados y sin un peso, agregaron que “nadie hace foco en el padecimiento que venimos soportando desde hace ya muchísimo tiempo, hoy esta situación se agrava sensiblemente ante la pandemia que azota al mundo y somos la franja etaria más expuestas al COVID-19. ¿Cómo vamos a abastecernos si nos secuestran nuestros haberes jubilatorios para cubrir el déficit provincial?”.

Los más expuestos a la pandemia global de coronavirus, alertaron que “se nos priva hoy de un derecho constitucional como lo es el pago en tiempo y forma de nuestro haber jubilatorio que tiene carácter alimentario y de salud”.

Blanca Gayone, integrante del Frente de Jubilados, enfatizó que “esto es indignante, estamos a punto de finalizar el mes de marzo y el 80 por ciento de los jubilados provinciales no han cobrado los haberes del mes de febrero. Somos la franja etaria de mayor riesgo en esta pandemia que está azotando al mundo y no deberíamos estar pasando por esta situación”.

La MUS le exigió al gobernador Mariano Arcioni que “En virtud de la pandemia de COVID-19 que afecta a todos los pueblos de nuestro planeta, solicitamos a usted arbitre todos los medios posibles para suspender el pago de la deuda y sus intereses a los acreedores externos, privilegiando de este modo la salud y la alimentación del pueblo chubutense y el salario de trabajadores estatales”, consideraron los gremios estatales.

Los dirigentes sindicales que integran los gremios estatales, señalaron que “Ante la situación de fragilidad en que nos encontramos inmersos los trabajadores estatales del Chubut, activos y jubilados, el constante retraso en el pago de nuestros salarios, y la incertidumbre cotidiana de no saber en qué fecha podremos pagar nuestras deudas y realizar la compras de víveres para nuestras familias, que hoy más que nunca tiene el carácter de supervivencia frente a la Cuarentena, entendemos que es necesaria una decisión política-económico-financiera que priorice al pueblo chubutense por sobre los acreedores externos”.