El crucero Coral Princess tenía previsto recalar en el muelle de la ciudad de Puerto Madryn. Sin embargo, prefectura no permitió su arribo y desembarco.

El crucero Coral Princess, que tenía previsto recalar hoy en el muelle de Puerto Madryn, continuó su viaje hacia Montevideo, advertido por las autoridades locales de que tanto la tripulación como los pasajeros no podrían desembarcar si el buque tomaba amarras en ese puerto chubutense.

Esta mañana la guardia de la prefectura confirmó a Télam que “el Coral Princess siguió su recorrido hacia el puerto de Montevideo, por lo que directamente no ingresó al Golfo Nuevo”, el accidente geográfico que le da forma a la cara sur de Península Valdés, sobre el noreste del Chubut.

La administración portuaria había evaluado varios escenarios ante el pedido que realizó el intendente de esa ciudad, Gustavo Sastre, quien solicitó formalmente que se impida a los cruceristas transitar por la ciudad, lo que finalmente fue tenido en cuenta y se resolvió “permitir el atraque del crucero, pero no autorizar, ni a la tripulación ni a los pasajeros, el desembarco en el muelle Comandante Luis Piedrabuena”, por lo que la nave de lujo enderezó el timón hacia la capital uruguaya.

El Coral Princess -con una eslora de 330 metros y capacidad para 3.600 pasajeros- era uno de los últimos en llegar para la temporada de cruceros 2019-2020 que está llegando a su fin.

Asimismo, desde la empresa Costa Cruceros informaron que actualmente “la nave Costa Pacífica, sigue su curso en el Oceánico Atlántico. Al momento no hay emergencias médicas ni casos sospechosos relacionados con COVID-19 a bordo”.