Lo hizo después de que el presidente manifestara que “no habría inconvenientes en que la primera división se siga jugando sin público”, y que “le den a los argentinos la posibilidad de ver los partidos de fútbol no por medio de sistemas codificados sino de televisión abierta, ya que tenemos que quedarnos en casa” para evitar la propagación del coronavirus y “para muchos es un gran divertimento el fútbol”.

Por su parte los referentes de equipos de varios clubes de primera división se mostraron en contra de la continuidad del fútbol, manifestando su acuerdo con la medida adoptada por River Plate de no presentarse ayer ante Atlético Tucumán como medida de protección ante la pandemia de coronavirus, incluyendo al propio entrenador de Gimnasia, Diego Maradona.

Los máximos dirigentes de AFA y la Superliga se reunirán el próximo martes, cuando asuma al frente de este último organismo Marcelo Tinelli, y allí resolverán si la Copa de la Superliga sigue o se interrumpe.

Claro que las reuniones entre grupos dirigenciales ya comenzarán mañana, según anunció el propio presidente de Talleres, de Córdoba, Amdrés Fassi, quien sostuvo que este lunes hablará “con Claudio Tapia y Tinelli” para pedirles que se interrumpa la competencia. Lo mismo hará Maradona con el presidente de AFA.

La reacción del gremio de futbolistas, según se pronunció su secretario general, Sergio Marchi (Maradona avisó que también hablará con él), según sus propias palabras, va por el camino de la continuidad de la Copa de la Superliga.

El próximo miércoles a las 18 se reunirá con los capitanes y subcapitanes de todos los equiipos para fijar la postura de los futbolistas. En principio se encontrará con un ambiente adverso.

El médico de Gimnasia y Esgrima La Plata, Pablo Del Compare, indicó ayer, después de consumado el empate sin goles entre su equipo y Banfield, que los facultativos de los distintos clubes estaban “en un 95 por ciento” de ellos, coincidiendo en la necesidad de suspender el campeonato.

Marchi dijo que esa coincidencia registrada en el whatsapp de los médicos de clubes de primera división era “trucha”, mientras que esta noche el de AFA, Donato Villani, también la cuestionó, y abogó por la continuidad de la competencia.

“Los jugadores argentinos no quieren seguir jugando porque no les pagan por productividad, porque si así fuera, todos querrían seguir compitiendo”, empezó disparando en TyC Sports el ex médico de Lanús, que también cumple funciones en el ámbito de la Conmebol.

“Las autoridades del fútbol se pusieron los pantalones largos y les hicieron casos a los especialistas, lo mismo que la política, porque el grupo etario que componen los futbolistas al jugar sin público no corresponde a los que corren riesgos de contagio, ya que están más aislados que cualquier trabajador”, remarcó.

Y al respecto aclaró que sus dichos apuntaban exclusivamente “al fútbol local, porque en cuanto a los que tienen que jugar en el exterior por Libertadores, al tener que viajar y pasar por aeropuertos, sí corren riesgos”.

“Pero en el mundo hay 122 países que siguen jugando sus ligas, así que por algo lo hacen. Y no se puede comparar el fútbol con otras actividades”, argumentó.

“Y en cuanto a ese grupo de whatsapp de los médicos del fútbol argentino (al que pertenece De Compare), está compuesto por 112 integrantes y no todos opinan que se debe parar el fútbol”, disintió.

Y en el final de la charla fue por más y descargó también duros cuestionamientos sobre la actitud de River Plate. “No entiendo porqué cerró su estadio y los demás clubes no lo hicieron, si desde el gobierno no se bajó ninguna indicación al respecto. Entonces, si era por una medida sanitaria individual, me pregunto porqué su presidente, Rodolfo D’onofrio no cerró también su restaurante”, indicó.

Los tres primeros días de la semana serán decisivos para la continuidad del fútbol, dentro de un marco dinámico de acontecimientos que siempre estará regido por la evolución del coronavirus en el país.