“Si el futbol se juega a puertas cerradas no veo ningún inconveniente”, manifestó el presidente. Además, manifestó su deseo de que los partidos puedan verse de forma gratuita “en estos días en que los argentinos estarán en sus casas”.

Este viernes, el partido disputado entre Gimnasia y Banfield dio comienzo a una nueva Copa de la Superliga a pesar de la negativa de los propios equipos de jugar el partido.

En esa sintonía, el presidente Alberto Fernández se refirió a la continuidad del futbol argentino, y le dio su aprobación al manifestar que “si el futbol se juega a puertas cerradas, no veo ningún inconveniente”.

En ese sentido, sostuvo que “estaría bueno que el futbol siga y pueda verse de manera gratuita en estos días en que los argentinos estarán en sus casas”.

A excepción del partido que debía jugar River -único equipo que decidió no presentarse- ante Atlético Tucumán, el resto de los encuentros programados hasta el momento se llevaron a cabo a puertas cerradas y pudieron ser completados.