El Presidente anunció el envío al Congreso de un proyecto de reforma de la justicia federal que “impida que la discrecionalidad reemplace a las normas del derecho” y que incluirá la creación de un nuevo Fuero Federal Penal que ponga fin a la “concentración de procesos que el oligopolio de los jueces federales ha permitido”.

“En este tiempo de la Argentina en el que nos toca gobernar, venimos a ponerle fin a la designación de jueces amigos, a la manipulación judicial, a la utilización política de la Justicia y al nombramiento de jueces dependientes de poderes inconfesables de cualquier naturaleza”, sostuvo el Presidente al anunciar el paquete de iniciativas que pretende un “reordenamiento” de la justicia federal, al hablar ante la Asamblea Legislativa.

La reforma judicial fue uno de los puntos salientes del discurso de Fernández al abrir el 138vo período de sesiones ordinarias ante la Asamblea Legislativa, en la que anunció también la creación de un nuevo fuero federal penal que “unificará” a fueros penales que hoy tienen jurisdicción en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y la conformación de un consejo para “afianzar la administración de Justicia en la República Argentina”.

“Nos proponemos impulsar un reordenamiento de la Justicia Federal que evite el cajoneo o la activación de expedientes en función de los tiempos políticos, que impida la construcción de falsas causas, que acabe con la arbitrariedad en materia de detenciones y que impida para siempre que la discrecionalidad judicial reemplace a las normas del derecho”, subrayó el Presidente, que en varias oportunidades denunció el “lawfare” practicado por sectores de la justicia.

Con eso -remarcó el mandatario- los delitos contra la administración pública en los que incurran funcionarios del Estado Nacional, “dejarán de estar en manos de unos pocos jueces, para pasar a ser juzgados por más de medio centenar de magistrados” y agregó que con esa iniciativa “estamos terminando para siempre en la Argentina con la manipulación de sorteos y la concentración de procesos que el oligopolio de los jueces federales ha permitido”.

“Los problemas de la Argentina no se resuelven con menos justicia sino con un más y mejor justicia”, remarcó para luego anunciar algo que ya había adelantado días atrás en Rosario, al encabezar esa ciudad un nuevo aniversario del primer izamiento de la bandera nacional.

Fernández anticipó que, junto a la puesta en marcha del nuevo sistema acusatorio penal, se impulsará un “fortalecimiento” del accionar de la justicia federal penal en las “zonas más críticas donde el crimen organizado ha logrado desarrollarse a través del narcotráfico, especialmente en la zona de influencia de Rosario y Santa Fe”.

En ese marco, detalló que el Ejecutivo impulsará la creación de una nueva sala y una secretaría de narcotráfico en la Cámara Federal de Apelaciones de Rosario.