Los trabajadores legislativos continuarán durante el transcurso de esta semana con el paro por el atraso en la cancelación de los salarios. La sesión extraordinaria que intentaría aprobar el ajuste propuesto por el gobernador Arcioni se dilata, mientras se especula que volvería a suspenderse su tratamiento por la medida de fuerza del gremio APEL.

La fracasada sesión en que además del paro de los trabajadores legislativos también voló por los aires la cohesión del bloque oficialista de Chubut al Frente, volvería a tener los mismos problemas esta semana.

La intención del gobernador es que se concrete esta semana pero desde APEL (Asociación Provincial de Empleados Legislativos) no hay ánimo luego de que el ministro de Economía, Oscar Antonena, los catalogara como “extorsionadores” al reclamar el pago de sus salarios.

Fuentes de la Legislatura confirmaron que APEL anticipó que hasta que no depositen el cuarto rango no levantarán la medida de fuerza que afecta los servicios esenciales como luz, Internet y agua.

Tras la fracasada intentona de la semana pasada, el gobernador buscaría avanzar esta semana con su Plan de Reestructuración del Estado pero la continuidad de la retención de servicios de los trabajadores volvería a imposibilitar la concreción de la extraordinaria.

El cuarto rango del escalonamiento salarial provincial recién se depositaría el viernes 7 y estaría disponible en los cajeros el sábado siguiente, lo que dificulta sobremanera que APEL levante la retención de servicios y facilite la realización de la extraordinaria.

Ese panorama haría que el ajuste no se pueda realizar hasta el 10 o el 14 de febrero.