Así lo indicó Francisco Almenzar, presidente del Colegio Argentino de Ingenieros en Minas (CADIM). Se expresó a favor de que las universidades y los sectores antimineros sean parte de los controles de la actividad.

Francisco Almenzar, ingeniero en Minas egresado de la Universidad Nacional de San Juan, es, desde el 20 de diciembre de 2018, hace casi exactamente un año, presidente del Colegio Argentino de Ingenieros en Minas (CADIM), entidad que tiene unos 400 asociados en todo el país. Arribado en una nueva visita a Chubut, provincia que recorre de manera periódica, habló de las herramientas que existen para que la minería pueda habilitarse en la Meseta Central con las mejores prácticas posibles.

“Obviamente sabemos que uno de los yacimientos más interesantes que tiene hoy la República Argentina es el Proyecto Navidad. Por lo tanto, como CADIM estamos muy interesados en que se puedan realizar en la provincia todos los trabajos pertinentes, con las mejores prácticas que hoy la minería a nivel mundial utiliza y que en la Argentina estamos utilizando”, dijo Almenzar.

“Hacemos este tipo de recorridos de manera periódica. La empresa nos comparte algunos avances que van sucediendo, y nosotros aportamos y revisamos los puntos principales, para ver cómo podemos ayudar para que todo se realice de la mejor manera posible”, agregó.

  • ¿Cómo está observando el estado actual de la discusión en Chubut?
  • La población de Chubut está tomando conciencia de que la minería sí es posible, respetando el ambiente y a las comunidades. Y para que haya un buen futuro también para nosotros y nuestros hijos, respetando todas las leyes que actualmente en la Argentina se están aplicando y que son muy rigurosas. Por lo tanto, solamente hay que usarlas y hacerlas respetar.
  • ¿Cómo calificaría al potencial minero de la Meseta del Chubut?
  • Realmente es un potencial extraordinario, y nos da un poco de pena no estar aprovechándolo hoy, más en la situación económica que se está viviendo en la Argentina. Lo consideramos un excelente recurso para trabajarlo en forma correcta y que pueda aportar a la economía de la provincia y del país.
  • Uno de los grandes reparos de los sectores contrarios a la actividad tiene que ver con el cuidado del agua. ¿Cómo se puede proceder para asegurarle a la gente que no tiene motivos para tener miedo?
  • Principalmente, todos los informes del proyecto, sobre todo en el informe de impacto ambiental, hablan perfectamente de cómo va a ser el proceso que va a utilizar la compañía que trabaje en Navidad. En ese proceso se habla muy adecuadamente de la reutilización del agua y de los circuitos cerrados. Y ustedes, en la provincia del Chubut, tienen un Instituto Provincial del Agua que funciona como la autoridad que va a tener que controlar de manera permanente que eso se cumpla. Cuando todas las herramientas funcionan de manera correcta, y los entes de control actúan realmente -en las presentaciones que he presenciado he advertido que ellos conocen perfectamente cómo es el tema del agua en Chubut- no deberíamos tener ningún tipo de problema.
  • Hace pocos días el presidente de la CAEM, Alberto Carlocchia, habló de la importancia de que las universidades y otras entidades están involucradas en los controles, ¿está de acuerdo?
  • Es una de las mejores herramientas con las que cuenta el país: trabajar de manera independiente con las universidades, no solo en los controles sino también aplicando herramientas para mejorar los procesos. De esa manera vamos a aplicar las herramientas de las mejores prácticas que hoy se utilizan en todo el mundo.
  • El intendente de Gastre, Genaro Pérez, asumido hace pocos días, sugirió que incluso los sectores antimineros podrían estar involucrados en los controles, ¿qué piensa al respecto?
  • Es posible y lo considero hasta necesario porque es la mejor forma de que la gente que no conoce bien el proceso comience a entenderlo. Y solo con el tiempo se darán cuenta que no es tan problemático como hoy a lo mejor están pensando. La mejor forma es que trabajen de manera conjunta, incorporándose en los controles. Es justamente una de las mejores herramientas para saber que se está haciendo todo de manera imparcial.
  • ¿Qué le diría a la sociedad de Chubut que está observando la evolución de la discusión?
  • Principalmente, que deben estar seguros de que tienen un yacimiento minero hermoso, un potencial muy importante en la provincia. Que  se acerquen a las autoridades de minería y pidan información. La información existe. En Chubut tienen un catastro minero muy ordenado, por lo tanto es muy importante que se acerquen y lo soliciten, como también se pueden acercar a la propia empresa que está con posibilidades de explotar el Proyecto Navidad. Que aprovechen las herramientas que la minería otorga, principalmente desarrollo de infraestructura, de proveedores locales. Y que también ayudan a controlar la actividad minera. Por lo tanto tienen que tener confianza.
  • El año pasado desde CADIM se envió una nota a la Legislatura para ponerse a disposición para canalizar cualquier duda, ¿sigue vigente esa predisposición?
  • El Colegio Argentino de Ingenieros en Minas siempre está a disposición para aclarar cualquier duda que exista, de parte de las autoridades y de las comunidades también. Que cuenten con nosotros porque lo que queremos que se haga minería en la Argentina, pero que se haga bien, con las mejores prácticas que se utilizan en el mundo.