El ex presidente del país del Altiplano partió rumbo al país azteca a bordo de un avión de la Fuerza Aérea mexicana.

“Hermanas y hermanos, parto rumbo a México, agradecido por el desprendimiento del gobierno de ese pueblo hermano que nos brindó asilo para cuidar nuestra vida. Me duele abandonar el país por razones políticas, pero siempre estaré pendiente. Pronto volveré con más fuerza y energía”, escribió Morales en su cuenta de Twitter anunciando que dejaba suelo boliviano.

El ex presidente se había refugiado en la localidad de Chapare, en la zona del Trópico de Capricornio, en Cochabamba, ni bien presentó su renuncia al cargo, donde fue protegido por grupos afines.

En el avión viajan también el ex vicepresidente Alvaro Marcelo Garcia Linera, la esposa de Evo y varios ministros.

Para la partida de Evo Morales de Bolivia, hubo una intervención directa del presidente electo Alberto Fernández, quién mantuvo una conversación con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, con quién acordó el resguardo diplomático para permitir a Morales abandonar su país y refugiarse en México.

El vuelo hizo una escala técnica en Lima, Perú y desde allí voló a la zona donde se encontraba Evo, su esposa, el vicepresidente García Linera y algunos ministros, para partir luego hacia tierras mexicanas.