El sindicalista Guillermo Quiroga asumió ayer en Buenos Aires como flamante secretario general de ATE Chubut, junto con el dirigente nacional reelecto, Hugo “Cachorro” Godoy.

La Junta Nacional de ATE proclamó a Quiroga como ganador de las elecciones del gremio en Chubut celebradas el 7 de agosto de este año, con un total de 1.994 votos. El mandato es hasta el 5 de noviembre de 2023.

De esta manera, Quiroga quedó oficializado como el sucesor de Edgardo Hompanera, quien había impugnado el acto eleccionario al denunciar irregularidades en los padrones. Hompanera desconoció el triunfo de Quiroga en los últimos comicios, y tenía previsto avanzar con presentaciones ante el Ministerio de Trabajo de la Nación, para impugnar a la nueva conducción.

Según consta en el acta, el Consejo Directivo de ATE Chubut quedó encabezada por el secretario general Guillermo Quiroga y la adjunta Mirta Di Paul. La secretaria administrativa Marta Simone; el prosecretario Cristian Zabala; el secretario gremial Luciano Bunge; y el prosecretario gremial Matías Heim.

¿El fin de la división?

En las elecciones anteriores, Quiroga y Hompanera también se disputaron el triunfo, y producto de las impugnaciones la conducción gremial quedó dividida.

En estos últimos comicios de agosto, se postuló el dirigente de Trelew, José Severiche, quien también denunció irregularidades.

Quiroga venía desempeñándose como interventor de ATE Chubut, y había sido designado por la conducción nacional del gremio. Ayer celebró la victoria en las urnas en la sede gremial en Buenos Aires, junto con el dirigente Hugo Godoy, en un multitudinario acto en el que proclamaron a todas las autoridades del país.

De acá en adelante, el próximo Gobierno Nacional tendrá que resolver si hace lugar a las impugnaciones presentadas por Hompanera, o ratifica a Quiroga como legítmo conductor del gremio de los estatales, lo que terminaría con el doble comando que rige hasta hoy.