El año pasado varias notas periodísticas pusieron en evidencia las erogaciones “extra” que recibía cada Legislador en concepto de pasajes aéreos y/o terrestres. Tras eso, en Diputados se modificó el esquema pero en el Senado todo sigue igual o peor ya que aumentaron ese concepto en un 30%

Nuevamente el sistema de canje de pasajes por dinero en el Senado nacional está bajo la lupa. El año pasado tras varias notas periodísticas que armaron revuelo, se había prometido modificar el esquema. En Diputados, se hizo pero en la Cámara Alta, no pasó nada, según publica esta mañana el portal Infobae.

El monto que se otorga a los legisladores a cambio de cada pasaje de avión aumentó en el último año un  30%.  De esta forma, los senadores que deciden canjear todos los pasajes aéreos y terrestres de los que disponen cada mes se llevan y un sobresueldo del 72 por ciento que representa en muchas casos casi $90 mil pesos más.

Cada  senador recibe 20 pasajes de avión y 20 de ómnibus por mes que pueden usar para viajar a cualquier lugar del país. Pueden transferirlos o  canjearlos por dinero en efectivo. Por cada pasaje de avión que devuelven, se llevan $4.437, desde que en junio de 2018 aumentó el valor con respecto a los $ 3.401 que se pagaban hasta entonces, según informó Infobae.

En la Cámara baja, Emilio Monzó acordó con el resto de las autoridades una fórmula para ponerle fin al canje sin perder la mayor parte de sus beneficios. Hasta entonces, los diputados que canjeaban  sus  pasajes se llevaban un adicional de alrededor $40.000. En el nuevo esquema, los diputados deben elegir una vez al año entre cuatro opciones de adicionales por movilidad que combinan diferentes cantidades de pasajes transferibles e intransferibles y dinero en efectivo.