El cuerpo encontrado el lunes en El Bolsón atado y con señales de tortura pertenece a Juan Fernando Ojeda, oriundo de nuestra ciudad. Se encontraba prófugo de la justicia. En 2012 asesinó a Marcos Gajardo (18), y también tenía antecedentes por otros delitos.

Según publica diario El Patagónico, los investigadores sospechan que el móvil del crimen fue “un ajuste de cuentas” relacionado al tráfico de estupefacientes.

Fernando Ojeda había sido condenado por el juez penal de Sarmiento, Roberto Casal, luego de un juicio abreviado en 2014, a tres años de efectivo cumplimiento por el delito de encubrimiento agravado. En aquella oportunidad, fue detenido en El Bolsón por estar prófugo. Se ocultaba en el mismo sector del barrio Almafuerte donde fue encontrado sin vida.

En diciembre de 2012, asesinó a Marcos Gajardo, un joven de 18 años, en Comodoro Rivadavia. Fue condenado a cuatros años de prisión efectiva.

En junio de 2016, le dictaron la prisión preventiva debido a problemas estructurales en la Alcaidía local, pero se fugó y desde entonces estaba con pedido de captura.

Ojeda tenía conocidos y familiares en El Hoyo y solía andar por El Bolsón. Según especulan los investigadores del caso, su muerte está muy probablemente vinculada a un caso de venta de drogas, según recuperó diario Jornada.

Al menos un amigo de Ojeda declaró en las últimas horas que éste había mantenido una discusión con una persona de la zona que se dedica al comercio ilegal de estupefacientes.

Según presume la Policía de Río Negro, Ojeda fue llevado a la fuerza a un sector del barranco de Loma del Medio, donde lo torturaron y lo ataron para después ejecutarlo mientras estaba de rodillas.

Acto seguido, lanzaron el cuerpo cerro abajo con la intención de que se perdiera en la abundante vegetación del área, pero una rama detuvo la caída y quedó ubicado justo en un sendero por el que transitan los vecinos, confirmaron fuentes vinculadas al caso.