La empresa que opera las centrales de Gobernador Costa y Río Mayo no acataría la decisión del ENRE y las devolvería mañana.

La empresa Genneia no respondió la Carta Documento que le envió el viernes pasado el Ente Regulador de los Servicios Públicos de Chubut, en la que le ordenaba frenar al menos por sesenta días la devolución de dos centrales térmicas que opera en Gobernador Costa y Río Mayo, y se podría estar ante un potencial conflicto que tiene muchas aristas pero, sobre todo, pone en riesgo el servicio eléctrico en diez localidades del interior de Chubut.
El viernes, el ENRE le informó a Genneia que no iba a poder entregar ambas centrales el 28 de febrero (mañana) como estaba previsto en un acuerdo que firmó con el Gobierno provincial en octubre del año pasado.
El convenio se firmó luego de que la empresa anunciara el año pasado que por la deuda de años que la Provincia tiene con Genneia, la empresa devolvería las dos centrales que operaba en Chubut.
Sin embargo, la puesta en marcha del ENRE cambió el escenario porque el Ente Regulador es la nueva autoridad de aplicación en el tema y le informó a la compañía y a la Provincia que el traspaso se frenará por dos meses hasta tanto se haga una verificación técnica y operativa de ambas centrales, además de terminar de traspasar a los 19 empleados que trabajan en ellas.
Hasta anoche, Genneia no había respondido la Carta Documento y en el ENRE presumían que la empresa estaría dispuesta a desconocer la resolución y entregar ambas centrales a través de un escribano.
Aunque en el ENRE prefirieron no hacer declaraciones oficiales hasta que se aclare la situación, advirtieron los riesgos que esa decisión conllevaría, ya que si Genneia entrega de prepo las dos centrales podría quedar en riesgo la provisión de energía a diez localidades de Chubut que se alimentan de lo se genera en Gobernador Costa y Río Mayo.
Por ejemplo, si la central térmica de Gobernador Costa deja de funcionar, no sólo afectaría a esa localidad sino también a José de San Martín, Río Pico, Atilio Viglione y Tecka. Si bien estas tres últimas localidades podrían generar su propia energía, los motores no están en perfectas condiciones y tampoco alcanzaría la generación para el consumo de dichas localidades, lo que igualmente ocasionaría cortes en el servicio.
Y si la central de Río Mayo queda sin generar, también afectaría a los pueblos que abastece: Río Senguer, Lago Blanco, Aldea Beleiro y Ricardo Rojas.
Una fuente del ENRE aseguró a Jornada que si esa situación se confirma, la empresa Genneia podría quedar expuesta a sanciones económicas y judiciales muy duras.
En la Carta Documento que le enviaron a la empresa, el ENRE repitió los argumentos de la resolución firmada por el directorio un día antes, y se agregaron además una serie de normativas que impiden realizar el traspaso sin antes constatar el estado de las instalaciones de ambas centrales.
Entre otras cosas, le recordaron a la empresa que ningún generador, transportista y distribuidor de energía puede dejar de prestar el servicio sin la anuencia de la autoridad de aplicación (en este caso, el ENRE) y que se tiene que tener como objetivo central la prestación del servicio y la situación de los usuarios.
El ENRE solicitó, además, que se entregue toda la documentación y los antecedentes del contrato que la unió con la Provincia durante más de una década, y también le pidió a la Dirección General de Servicios Públicos de Chubut (DGSP) que realice un relevamiento del estado de los generadores y de las instalaciones para garantizar la continuidad de la prestación del servicio.#