Las autoridades de las Islas del Canal de la Mancha informaron hoy del hallazgo de dos asientos de un avión en la playa al norte de Francia, que podrían pertenecer a la aeronave que trasladaba al futbolista Emiliano Sala de Nantes a Cardiff hace diez días.

Los restos del avión fueron encontrados en la playa de la península de Contentin, en la región de Normandia, norte de Francia. Las autoridades francesas creen que son del avión privado en el que Sala viajaba de Nantes a Cardiff, para incorporarse a su nuevo club, el lunes 21 de enero por la noche.

“Después de un examen preliminar, concluimos que es probable que los cojines provienen de la aeronave desaparecida”, anunció la subdivisión de investigación de accidentes aéreos (“Agencia de investigación de accidentes aéreos, AAIB), en un comunicado.

El avión Piper PA-46 Malibu había tenido su último contacto aquel lunes (a las 20.30 hora local) en las cercanías del faro de Casquets, ubicado a unos 50 kilómetros del lugar donde hallaron los restos los investigadores durante las últimas horas.

Desde el martes por la mañana, la AAIB está trabajando en estrecha colaboración con las autoridades internacionales, incluida la Junta Nacional de Seguridad del Transporte de los Estados Unidos, El Bureau d’Enquêtes & d’Analyses (BEA) en Francia y la Junta de Investigación de Accidentes de Aviación Civil (JIACC) en la Argentina.

Luego de que la policía de Guernsey diera por finalizada la búsqueda oficial a tres días de la desaparición del avión, la familia del jugador recaudó más de 300.000 euros para continuar con la búsqueda en forma privada.

El Departamento de Investigación de Accidentes Aéreos en el Reino Unido (AAIB) comunicó quela oficina de investigación de seguridad francesa (BEA, Burdeos de Enquête & d’Analyses) les informó que”parte de un cojín del asiento se había encontradoen una playa cerca de Surainville en la península de Cotentin”.

“Un segundo cojín fue encontrado en la misma área más tarde ese día. De un examen preliminar,hemos llegado a la conclusión de que es probable que los cojines sean del avión perdido”, aseguraron en un comunicado.

El informe del AAIB da cuenta además que se iniciará una búsqueda submarina para intentar dar en el área, de aproximadamente cuatro millas cuadradas, con restos de la aeronave bajo el agua.

A continuación el detalle completo del informe:

“Desde que abrimos nuestra investigación de seguridad el martes 23 de enero, hemos estado reuniendo pruebas como registros de vuelo, aeronaves y personal, y hemos estado analizando datos de radar y cintas de tráfico aéreo. Hemos estado trabajando estrechamente con otras autoridades internacionales y hemos mantenido a las familias de las personas involucradas actualizadas sobre nuestro progreso.

En la mañana del lunes 28 de enero, el Buró de Investigación y Análisis (BEA), la autoridad de investigación de seguridad francesa, nos informó que parte de un cojín del asiento se había encontrado en una playa cerca de Surtainville, en la península de Cotentin. Un segundo cojín fue encontrado en la misma área más tarde ese día. De un examen preliminar, hemos llegado a la conclusión de que es probable que los cojines sean del avión perdido.

Desde el momento en que se nos notificó que faltaba el avión, hemos estado estudiando la posibilidad de realizar una búsqueda submarina en el fondo marino de los restos del avión. Sobre la base de una evaluación detallada de la trayectoria de vuelo y la última posición de radar conocida, ahora hemos identificado un área de búsqueda prioritaria de aproximadamente cuatro millas náuticas cuadradas. A través del Equipo del Proyecto de Salvamento y Operaciones Marinas del Ministerio de Defensa (SALMO), hemos encargado a un buque de inspección especializado que realice un estudio submarino del lecho marino para tratar de localizar e identificar posibles restos de aeronaves.

Debido al clima y las condiciones del mar, actualmente esperamos que la búsqueda de nuestros fondos submarinos comience a fines de este fin de semana y demore hasta tres días. El equipo de sonar de barrido lateral se utilizará para intentar localizar los restos en el fondo marino. Si se encuentran los restos, se utilizará un vehículo operado a distancia (ROV) para examinar visualmente los restos.

Somos conscientes de que también se está llevando a cabo una búsqueda de gestión privada en el área, y nos mantenemos en contacto con los participantes para maximizar la posibilidad de localizar los restos y garantizar una operación de búsqueda segura.

Nuestro cometido es emprender investigaciones de seguridad para establecer la causa de los accidentes. No distribuimos la culpa o la responsabilidad”.