En tan solo tres años pasamos  de los spot publicitarios con sonrisas y promesas de  un mundo mejor.

Un deja vü de los 90” menemistas, de saltar de un solo movimiento mágico del tercer mundo a ser y pertenecer al primer mundo, a  una realidad preocupante que pone en jaque el futuro de este País y compromete la calidad de vida de las próximas generaciones, pero  este presente  y ese futuro, por imperio de los medios hegemónicos, y de sus dueños y ya casi nuestros amos y señores, no está en la  agenda de ningún argentino promedio, en los diarios ahora te enseñan a  reparar tu ropa vieja , para estar a la moda, que las mejores vacaciones son en el silencio y tranquilidad de nuestros hogares, o compartidas con personas desconocidas , así de paso se conocen nuevas amistades, o que para bajar de peso hay que comer tierra, que la “tendencia” es vivir en departamentos de 18 metros cuadrados, que el cierre de las fabricas favorece el medio ambiente, todo para disfrazar la pobreza  en moda , si lo creen  tómense  el insalubre  trabajo de investigar publicaciones de Clarín y La Nación  o medios afines.

En lo que refiere a energía, ahora te dicen que es cara y hay que pagarla, con aumentos mayoristas que ya superan el 2000% ¡!!!!!!!!!si el dos mil por ciento¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ hecho que condeno a más del 50% de la población a una SITUACIÓN DE POBREZA ENERGÉTICA , lo que significa que deben destinas más del 15% y hasta un 50% para el pago de los servicios públicos, también impacto demoledoramente en la industria que ya no cuenta con un precio competitivo de la energía, que le permitía  sueldos  dignos en comparación del resto de los países de la zona, este tsunami también se llevó puesto al comercio mediano y pequeño, ya hasta en pleno centro de la capital federal, las tradicionales avenidas comerciales presentan gran cantidad de locales vacíos y calles sucias, con la solo febril actividad de extranjeros que  vociferan “compro dólares”, lo que en cualquier parte del primer mundo sería un delito, ya que solo el banco nacional puede comercializar divisas extranjeras, pero el odio y desprecio del ciudadano porteño no está contar esos inmigrantes  que delinquen descaradamente a plena luz del día , sino contra los que venden cosas importadas en las esquinas,( otro claro ejemplo de que la pobreza esta entre nosotros) y si ese vendedor es morocho más odio se le tendrá, clara muestra de una sociedad hipócrita y alimentada en sus odios por extranjeros que operan en los medios que antes se mencionaron, seres  con poco cerebro y menos alma, que  defienden la vida mientras es un feto, pero a  las semana que nació  ya es  una escoria  de la sociedad, despreciando una vida que es obligación de un estado “estadista” darle las garantías de alimento,, salud y educación que le permitan llegar a ser miembros  productivos  de un país que por su extensión  y potencial, los 45 millones de habitantes actuales no permiten  el total desarrollo  de nuestra capacidad de producir alimentos para más de 400 millones , hoy Argentina  para ser potencia debería contar con  más de 100 millones de argentinos,

Si el futuro económico  preocupa, mucho más nos debería preocupar la miseria de pensamiento de nuestra sociedad, que  se alimenta de basura  mediática  con falsos valores  y negando el sano sentimiento de amar nuestra nación, como dijo Luther Martin King, tengamos cuidado de los medios de comunicación , pues te harán odiar al oprimido y amar al opresor.

Diego D. Bukay