Tras un año de corrida cambiaria, recesión, inflación récord en décadas, aumento de tarifas, de la pobreza y la indigencia, caída de la capacidad adquisitiva de la población en general, el presidente Mauricio Macri ofreció un saludo de fin de año titulado “El futuro es por acá”. Como será la tónica de su campaña en 2019 por la reelección, no habló de la economía sino de la corrupción. 

El mandatario llamó a “terminar con los privilegios y los acomodos” y dijo que su gobierno avanza “en la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado como nunca antes”. “Todos tienen que ir frente a la Justicia y rendir cuentas, desde la familia del Presidente hasta todos los que están en el poder, y no sólo de la política: también el empresariado, el sindicalismo, los jueces, todos”, afirmó en la única alusión a la citación de su padre Franco, su hermano Gianfranco y su primo Angelo Calcaterra en la causa de los cuadernos. Por no mencionar otra causa sobre el Paseo del Bajo que también involucra al holding familiar.

Luego de haber ganado las elecciones en 2015 prometiendo que eliminaría el Impuesto a las Ganancias y no habría ajuste, Macri publicó una columna de opinión en el diario La Capital, en el que sostuvo que se caracteriza por “decir la verdad y no lo que el otro quiere escuchar”. En línea con lo que será su campaña 2019 –ignorar la economía, hablar de la seguridad– sostuvo que el camino “es enfrentar mafias que hace décadas nadie se animó a enfrentar. Es buscar la transparencia en cada cosa que hacemos. Es impulsar en serio el federalismo”. “Estamos afrontando la enorme tarea de dar vuelta 70 años de vivir buscando el atajo”, aseguró en un discurso que busca polarizar con el peronismo y, sobre todo, con la ex presidenta Cristina Fernández. “Veníamos de muchas décadas de patear los problemas para adelante y de malgastar lo que teníamos sin importar quién tendría que pagar las consecuencias de ese derroche”, afirmó Macri.

Sostuvo que su gobierno está “en la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado como nunca antes”. El Presidente propuso “terminar con los privilegios y los acomodos”. Sostuvo que “todos tienen que ir frente a la Justicia y rendir cuentas, desde la familia del Presidente hasta todos los que están en el poder, y no sólo de la política: también el empresariado, el sindicalismo, los jueces, todos. Nadie puede tener privilegios”, aseguró Macri.