En los primeros nueve meses del año, Chubut recibió 345 millones de pesos menos para la obra pública que los que había enviados el Gobierno Nacional el año pasado. La baja fue del 42% nominal solamente en septiembre. En toda la Patagonia el recorte de fondos ascendió a los 1.597 millones de pesos y significó un ajuste del 59% real.

El recorte de fondos para la obra pública que viene concretando el Gobierno de Mauricio Macri se extiende desde principios de año, y en 2019 será aún peor. A Chubut las transferencias de la Inversión Real Directa que se destina a la obra pública se redujeron entre enero y septiembre en un 19% nominal, lo que significó que dejaran de enviarse 345 millones de pesos en nueve meses; pero como consecuencia de la inflación –que trepó al 40,7% interanual- el ajuste real para las obras chubutenses ascendió al 59,7%.

Solo en el mes de septiembre, según los datos difundidos por ASAP (Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública), Chubut dejó de recibir un 42% real de los fondos que había percibido en el mismo mes de 2017; pero si le agrega el durísimo impacto del 33,1% de la inflación producida en nueve meses, el ajuste en septiembre de 2018 trepó al 75,1% respecto de lo recibido el año pasado.

Los “sueños” de Dietrich chocan con la realidad

En su reciente paso sin preaviso por Puerto Madryn, el ministro de Transporte de la Nación Guillermo Dietrich se refirió a al tema de las obras públicas que están bajo su órbita y refiriéndose a las de Chubut sostuvo que “creo que nunca se soñó con tantas obras al mismo tiempo”.

La realidad es diametralmente opuesta a la que reflejó el ministro de la gestión de Cambiemos. Así lo perciben los chubutenses, que no ven concretarse las obras necesarias y más aún lo padecen los comodorenses que hace un año y medio vieron desmoronarse viviendas, calles, caminos, sueños, recuerdos y tantas otras infraestructuras afectadas por el bravío temporal.

No conforme con su ilusoria visión de la obra pública en Chubut, Dietrich agregó que “tenemos presupuesto; realmente hemos hecho un esfuerzo muy grande, lo ha hecho el presidente Macri para que en este escenario de restricción de recursos podamos mantener las obras en curso; y todas las obras que están en la provincia más las licitaciones”.

Los números echan por tierra las palabras y promesas vaciadas de contenido, demostrando que la realidad es mucho más fuerte y contundente que el discurso donde los datos estadísticos -e inclusive oficiales- están ausentes; corroborando que el ajuste en la obra pública ya se está ejecutando y comenzó mucho antes de la discusión por el Presupuesto Nacional 2019.

1.597 millones de pesos de ajuste en la Patagonia

El tétrico panorama de la obra pública en Chubut se extiende al conjunto de la Patagonia, donde el ajuste se traduce en un recorte de 1.597 millones de pesos entre enero y septiembre, que significan un achicamiento del 18,2% promedio nominal entre las cinco provincias de la región, pero que se amplía al 59% real cuando se contempla el impacto inflacionario.

La provincia que más fue afectada por la tijera del macrismo ha sido Santa Cruz, donde el achicamiento nominal fue del 29% como consecuencia del recorte de 255 millones de pesos entre los meses de enero y septiembre; aunque al contemplar la inflación el ajuste real alcanza el 69,7%.

Tierra del Fuego fue la otra provincia en la que impactó severamente el recorte de 336 millones de pesos, mostrando un ajuste nominal de 23% que se ensancha al 63,7% real en los primeros nueve meses del 2018.

En Río Negro los fondos que dejaron de enviarse llegaron a 545 millones de pesos, con una poda real del 15% y una nominal del 55,7%; mientras que Neuquén es una de las provincias patagónicas más beneficiadas de la región, ya que el recorte fue de apenas 116 millones de pesos, reflejando un ajuste nominal del 5% y del 45,7% real a lo largo de los primeros nueve meses del año.

Dentro de ese panorama de ajuste, además se debe considerar que al noveno mes del año debería existir alrededor del 75% de ejecución de los fondos destinados a la obra pública presupuestada para todo el 2018.

En ese marco Santa Cruz es la provincia que peor ha padecido la subejecución de los fondos, con solamente un 55% de envíos ejecutados. A Río Negro le ejecutaron solo el 59% del total proyectado y Chubut es la más equilibrada con las ejecuciones ya que rondó el 73%. Neuquén se benefició con el 87% de ejecución de dichos fondos y Tierra del Fuego accedió al 88% de dineros originalmente destinados a la obra pública –según publica El Extremo Sur-.