Pedro Ezequiel Hackbartt (20) y Urbano Alexis Cárdenas (19) serán investigados como presuntos autores del delito de encubrimiento por receptación.  El 25 de julio, la policía realizo un control vehicular y en el rodado en el que se trasladaban los sospechosos, hallaron restos de porcinos, un compresor, prendas de vestir y artefactos eléctricos. La Fiscalía considera que estos elementos están relacionados con tres robos ocurridos en viviendas ubicadas en la zona de chacras. Las sustracciones se habrían registrado  entre el 22 y 25 de julio. El juez Alejandro Rosales otorgo un plazo de seis meses para que el Ministerio Publico Fiscal culmine sus tareas. 

En la sala de audiencias de la oficina judicial se desarrollo una audiencia de apertura de investigación preparatoria de juicio contra Pedro Hackbartt (20) y Urbano Alexis Cárdenas (19). El acto judicial fue presidido por el magistrado Alejandro Rosales.  La fiscalía estuvo representado por el funcionario  Julio Herrera. Los imputados recibieron el asesoramiento del abogado de la defensa pública, Marcelo Catalano.

En el inicio del acto, Herrera indico que el primer hecho ocurrió el 25 de julio,  en  momentos en que personal policial de la comisaría intercepto un vehículo marca Chevrolet, modelo Corsa, color blanco conducido por Pedro Hackbartt, quien estaba acompañado por Urbano “El colombiano” Cárdenas.

En el control efectuado por la policía, se constato la falta de documentación reglamentaria por lo que procedió al secuestro del automóvil. Asimismo, Herrera señalo  que los sospechosos trasladaban en el rodado los restos de ocho porcinos pequeños faenados y un compresor color azul.

El representante de fiscalía, considera que los jóvenes habían recepcionado esos elementos conociendo su origen ilícito. El hecho que antecede a este delito, es la denuncia por un robo ocurrido ese mismo día en una chacara ubicada en el denominado “loteo de Rioja”.

En esa investigación, se destaca que personas aun no identificadas, ingresaron a la propiedad violentando una tranquera y sustrajeron ocho porcinos pequeños de aproximadamente 12 kilos cada uno. Los animales habrían sido faenados en la chacra. También se denuncio la sustracción de un compresor color azul.

El segundo hecho de investigación, surge a raíz de que en ese mismo procedimiento sobre el vehículo de los imputados. Allí  la policía hallo una bolsa de compras, que en su interior contenía: una remera mangas cortas color roja con negro, dos prendas de ropa interior femenina, una remera manga larga color verde con estampado, un pullover con capucha, una remera musculosa color naranja, una remera color verde, un pullover de algodón color azul  con estampado, una media color gris, una tenaza con agarre color naranja, una radio rectangular color gris con cable negro, una luz de emergencia color blanca, un cubrecama color amarillo con flores bordadas, una pava de acero inoxidable con tapa.

En este marco, Herrera propuso mantener la misma calificación legal de presuntos autores del delito de encubrimiento por receptación. A todo ello explico que esta causa esta vinculada con la sustracción ocurrida entre el  22 y el 25 de julio en otra vivienda ubicada en el “loteo Rioja” al margen de la ruta provincial n°270.

En esa ocasión, personas no identificadas ingresaron a la vivienda luego de violentar el seguro de una ventana ubicada en la parte posterior y sustrajeron diversos elementos.

Por último, el representante del Ministerio Publico Fiscal, requirió que les imputen un tercer hecho de encubrimiento a raíz del hallazgo de dos artefactos eléctricos, tipo carloventor en el automóvil de Hackrbatt.

 La investigación vinculada con este legajo corresponde al denuncia por el robo ocurrido entre el 24 y 26 de julio en la chacra denominada “El Futuro”, ubicada sobre un  callejón de la zona de chacras a  dos kilómetros de la Ruta Nacional n° 26.

Finalmente el funcionario requirió el plazo de seis meses de investigación. A su turno, Catalano no formulo oposición a la pieza de apertura y tampoco al plazo peticionado por los investigadores.

Así las cosas, Rosales resolvió formalizar la investigación preparatoria de juicio en orden a los hechos descriptos por el Ministerio Publico Fiscal y con la calificación legal provisoria propuesta. También otorgo el plazo de seis meses para que la fiscalía finalice la investigación.