Otra vez la interna del gremio de los estatales terminó en escándalo. Los sectores de Guillermo Quiroga y Edgardo Hompanera se enfrentaron a las trompadas en la apertura de las paritarias para los auxiliares de la educación. Sostienen que el Gobierno provincial se metió en la disputa

Una historia de nunca acabar. Con argumentos obsoletos de un lado y de otro, una historia de violencia que se repite en la conducción de ATE. Los dos sectores del gremio, el conducido por Guillermo Quiroga y el que representa Edgardo Hompanera, terminaron a las piñas en la apertura de las paritarias para los auxiliares de la educación.

La reunión se llevó adelante en el microcine del Ministerio de Educación en Rawson, finalmente por los incidentes se suspendieron las paritarias y se radicaron denuncias policiales por lesiones.

La guerra sin fin entre los dos sectores de ATE viene de larga data y siempre mostró ribetes de violencia. En el medio aparece el Gobierno provincial, acusado por el sector de Hompanera de permitir el ingreso de Quiroga a la reunión.

Según Quiroga el Gobierno los convocó a participar de las paritarias y al llegar al lugar no se encontraban los funcionarios provinciales y tampoco había presencia policial.
Hompanera acusó directamente el ministro Coordinador, Marcial Paz, de meterse en la interna gremial al convocar al sector de Quiroga.