Estoy convencido que se agotó el tiempo. Tenemos que comenzar a saldar todas las deudas que tenemos con la democracia. Porque la democracia es la gente que la respeta y la sostiene. Y quienes tenemos responsabilidades públicas tenemos la obligación de respetarla y sostenerla de la misma manera”, dijo el intendente de Puerto Madryn, Ricardo Sastre, al referirse el Día de la Democracia que se celebra el martes 30. Ese día se cumplirán 35 años de la histórica elección que consagró a Raúl Ricardo Alfonsín como presidente de la Nación, elegido por el voto popular y poniéndole fin a los 7 años más sangrientos de una dictadura en la Argentina”.
Expresó que “por eso hoy no podemos olvidar ni la sangre ni las lágrimas de esos años. Por quienes la derramaron y en homenaje a quienes los lloraron. El recuerdo sirve para no olvidar y cuando no se olvida es difícil que esas cosas que nos hicieron mal vuelvan a repetirse”.
Sastre dijo que “el pasado nos duele, quizás porque tal vez no supimos cerrar del todo las heridas del pueblo. Por el contrario, esas lastimosas grietas de las que hablamos e impulsamos todos los días nos están haciendo un daño que no es solo un maquillaje de disputas políticas sino que en lo cotidiano se convierte en realidad”.
El intendente de Puerto Madryn dijo que al recordar esta fecha “se me vienen a la cabeza muchos pensamientos que estos años se han convertido en experiencia. Estar día a día, desde mi honroso cargo de intendente cerca de la gente y de sus problemas, hacen pensar no solo sobre lo que pasó sino también sobre lo que viene”. “Creo que legítimamente todos tenemos nuestras ideologías. Pero también creo que la gente antepone hoy sus ideales. Y cuando me pregunto cuáles son esos ideales no resulta difícil encontrarlos. Raúl Alfonsín, considerado por muchos el padre de esta joven democracia, nos dejó muchas frases. Algunas para pensar y otras para ponerlas en práctica. En estas últimas quién no recuerda aquella que decía que ‘con la democracia se come, se cura y se educa’. Las realidades de aquellos años no le permitieron concretar su pensamiento transparente ya que primero debía terminar definitivamente con las esquirlas que habían dejado desparramadas las balas de la dictadura”.

“No podemos retroceder”

Continuó Sastre asegurando que “pasó el tiempo y ahora sí podemos hacer realidad esa sentencia. Porque además forma parte de los ideales de la gente. Se cura teniendo hospitales y centros de salud que funcionen, donde la gente recurra para que aseguren su salud y no para que curen su enfermedad. Se educa con docentes y alumnos dentro de las escuelas, del primero al último día de clases. Y se come alrededor de la mesa familiar, bajo un techo propio y no deambulando por comedores a veces improvisados o que existen por la voluntad y la solidaridad de la gente que aún teniendo poco prefiere no tener nada para ayudar a los demás”.
Recordó el intendente sus dichos de hace unos días, y admitió “que el Estado piense que los dolores de la gente se alivian abriendo lugares donde todo es solo un plato de comida y no la presencia de quienes uno más quiere y más cuida. Eso habla de un fracaso, de un manotazo de ahogado para sacar a flote tiempos de crisis antes que la realidad los haga hundir del todo. No podemos retroceder, nunca más”.#