El tribunal revisor integrado por los jueces Fabio Monti y Gustavo Castro de Trelew, homologo el pedido de la fiscal Andrea Vázquez, respecto del mantenimiento  de la prisión preventiva para un joven de 18 años, quien fuera condenado a 13 años de prisión  el 27 de noviembre del 2017.

 En esa ocasión, el tribunal de juicio integrado por los jueces Daniel Pérez, Jorge Novarino y Graciela Anabel Rodríguez  lo hallo autor penalmente responsable de los delitos de  lesiones leves agravadas por la relación de pareja, amenazas , lesiones leves agravadas por el vínculo y tentativa de homicidio agravadas por el vínculo.

Asimismo la Cámara en lo penal de Comodoro Rivadavia, confirmo parcialmente  la pena impuesta.

Actualmente el condenado se encuentra alojado en  el Centro de Detención de  Trelew. No se brinda la identidad del autor a los fines de evitar exponer públicamente a las víctimas.

En el marco de una audiencia de revisión de la prisión preventiva, Vázquez describió las características del hecho llevado a proceso y sostuvo que si el condenado recuperaba su libertad existía la probabilidad que nuevamente cometa delitos de esta naturaleza.

Por otra parte, explico que el adolescente se encuentra detenido desde el 16 de febrero del 2017, por lo tanto el plazo no es irrazonable ni desproporcionado que le impuso el tribunal del juicio y que fuera confirmada por la Cámara en lo penal de Comodoro Rivadavia.

En otro orden, agrego las conclusiones de informes psicoanalíticos y pericias psiquiátricas efectuadas al condenado. Estos resultados describen al adolescente como una persona altamente impulsiva y agresiva.

Finalmente peticiono al tribunal el sostenimiento y mantenimiento de la medida de coerción hasta que la sentencia quede firme.

A su turno, el abogado adjunto de la defensa publica Gustavo Oyarzun no formulo oposición los requerimientos del Ministerio Publico Fiscal.

Así las cosas, los magistrados resolvieron homologar el pedido de la fiscalía hasta que a sentencia adquiera firmeza.     

LOS HECHOS

La investigación se inicio a partir del dato sobre los hechos ocurrido el  lunes  13 de febrero del año pasado , en la casa que el procesado, compartía junto a su pareja y su pequeña hija.

Ese día, aproximadamente a las 13:00,el imputado  habría comenzado a insultar a su concubina. El motivo de su enojo, habría sido porque su pareja había pinchado una cubierta de la bicicleta.

De las agresiones verbales, paso de inmediato a la agresión física. Comenzó a pegarle golpes de puños en los brazos, en el rostro, y patadas en las piernas.  Luego, tomo un destornillador e intento clavárselo. Logro su objetivo , lastimándola en el costado derecho de la espalda.

También tomo un cuchillo sierrita y le provoco lesiones  en el brazo. En todo momento expreso amenazas de muerte contra la víctima. Las amenazas mortales, también incluían a la niña. La menor era protegida por su mama, poniéndola detrás de ella.

Por último, el agresor  le propino un golpe de puño en la nuca de la joven mujer. En la siguiente fase,  el imputado se calmo y posteriormente le pidió perdón.

Asimismo, la parte acusadora pudo probar el lunes 13 de febrero,  el  acusado tomo fuertemente del cuello  a la menor. Como consecuencia, le provoco lesiones y hematomas.

Al día siguiente, al regresar a su casa,  la madre de la niña observo que su hija no reaccionaba y estaba flácida. La llevo  en forma urgente al hospital. Los médicos que la atendieron constataron  que la nena  estaba muy golpeada y  su vida corría riesgo .

Así las cosas, fue  derivada en forma inmediata al Hospital Regional de Comodoro Rivadavia. Allí quedo internada en terapia intensiva. Luego de dos meses fue dada de alta.