Claudio Mosqueira en oportunidad de la última elección para Intendente de Sarmiento se presentó como candidato y luego declinó su postulación, para luego ser electo como Consejero Representante Popular del Consejo de la Magistratura por la circunscripción judicial de Sarmiento.

En diálogo con FM Sur se refirió a sus comienzos, en definitiva como era la localidad, “Yo nací en 1962, la niñez fue hermosa, eran pocas familias en aquella época éramos unos dos mil habitantes. El crecimiento grande de Sarmiento se dio cuando yo era adulto. Nuestro entretenimiento era con cosas muy sencillas, que son las que uno aprecia y le quedan grabadas en el alma”.

Luego recordó “No había Jardín de Infantes y cuando me tocó la edad, lo hice en la Iglesia Católica, pegadito a la cancha del cura donde tuve una de las grandes maestras de mi vida, que fue la Hna. Betina era la maestra del Jardín de Infantes. De más grande seguimos teniendo relación, fue una persona con una visión de la vida muy linda, muy profunda, eso realmente me marcó”.

Refiriéndose a su infancia recordó, “En tiempo de mi niñez, fue la cancha del cura, era un monumento histórico para varias generaciones de sarmientinos, donde había como diez equipos, imaginate en una cancha de Futbol 5 era una competencia terrible”.

Hizo referencia a la pérdida de su padre cuando aún transitaba la escuela primaria, “Justo falleció cuando empezaba primer grado, tenía 6 años, casi que no lo conocí. Arranqué en la Escuela 28 que era muy linda”, recordó a sus maestras y compañeros de ese tiempo.

“Recuerdo los Campeonatos Evita”

“Una de las cosas que me acuerdo, los Campeonatos Evita, eso me marcó a fuego en la vida la filosofía de esos juegos estaba reconocida a nivel mundial. Lo han querido hacer en otros países pero no se pudo, porque es un campeonato bien argentino, donde todos somos iguales, nos vestimos iguales, viajamos todos iguales a todos lados. Realmente eso entró en mi cabeza”.

Hablando de la primaria y la familia, dijo “En esos siete años “la Vieja” fue el alma de la casa y lo sigue siendo, la que peleaba para que no nos peleemos, que nos portemos bien. Una buena madre, pero aparte de eso tenía que ser el padre y aparte tenía que laburar. No fue fácil para ella, pero como todo el mundo sabe “mi vieja es un gladiador” pelea por las causas tal es así que sigue comprometida socialmente en la Cooperadora del Hospital, con 81 años”.

“Me acuerdo que terminé la escuela primaria, justo cambió el gobierno y empecé el primer año con “Isabelita”, por eso los Juegos Evita los hice en 6° y 7° grado repito esto porque fueron muy importantes en mi vida. Tal es así que viajé con una compañera que no conocía Comodoro y fuimos allá para viajar a Buenos Aires en avión. Llegamos de noche, esa chica que me acompañaba lloró todo el viaje, porque había conocido el mar, después conoció Buenos Aires. Después fuimos a Embalse Río Tercero donde había representaciones de todo el país y todos éramos iguales. Así que cómo no voy a ser peronista. Cuando volvíamos me decía que cosa monstruosa que es esto”.

La Militancia en lo social  

“Empecé el secundario en 1975 en la Escuela Gobernador Fontana, en el 76 fue el golpe de estado, ese mismo año el glorioso Deportivo Sarmiento arma las inferiores en forma institucional, antes jugaba solo la primera y la reserva por muchos años. Allí me cambia también la vida, empecé a jugar en la sexta, porque aparte de jugar al futbol y apreciar cómo se forma un grupo de personas, en el futbol donde todos dependemos de todos los compañeros para ganar”

Recordó esa época como la conformación de un gran grupo de amigos de diferentes edades, destacando que jugó al futbol desde los 13 a los 25 años en el club.

En su juventud tuvo el consejo permanente del bicicletero “Don Pedro” y le dijo “Cuando tenga 18 años me afilio, el me decía no te afilies esperá, pensalo bien. Terminé el colegio secundario y venía “la colimba”, a los 17 años empecé a trabajar con mi vieja, el mismo día que cumplí años el 19 de mayo me fui a ver a Don Pedro a la bicicletería y me afilié al Partido Justicialista. Allí arrancó mi pensamiento político, siempre tratando de identificarme con todas las reglas de este partido, la más fácil de entender es la “Justicia Social””.

“En la actualidad a este gobierno oficialista le está siendo mala palabra, pero la Justicia Social es justamente lo que yo decía de los Campeonatos Evita, que todos seamos iguales y tengamos igualdad de oportunidades en la vida. Eso traté de buscarlo a partir de los 18 años”.

Relató que luego le tocó el servicio militar y que después de 14 meses en la fuerza aérea en Comodoro Rivadavia, volvió a Sarmiento para trabajar en la actividad comercial, “Estuve muchos años, después me casé en mi primer matrimonio que me dio los dos premios de la vida que son Florencia y Agustina que hoy es arquitecta”.

Contó su trabajo en lo social, “Aparte de jugar al futbol tuve unos dirigentes importantes, gente que vivía pensando que a nosotros nos tendría que ir bien, estar bien. Esa clase de dirigentes que hoy no existe, hacían todo de corazón, sin cobrar un peso, fueron el ejemplo nuestro”. “Cuando dejé de jugar al futbol y ya a los 19 años me interesaban los compromisos sociales, estando en la Cámara de Comercio de Sarmiento mi padrino “Pirucho” Martín, me pone sin que yo sepa en la Cooperativa con 20 años, no entendía nada, le digo no porque no entiendo nada de electricidad, se reía, pero hay reuniones, empecé a ir y realmente me enloquecí. Allí conocí el sistema cooperativo, es un sistema de vida que como dicen los jóvenes “me copó”, por ese lema Todos para uno y uno para todos y te doy un ejemplo, Sarmiento si no hubiese existido ese puñado de hombres que se juntó para comprar el primer motor, para tener la luz en el pueblo, como no te va a gustar ese sistema”.

“La Justicia Social y el Cooperativismo me formaron. Luego me interesó tener todos los mazos de carta en la mano, eso es la política para manejar todo para beneficio social, ayudando a vivir mejor a la gente. Eso es la política ayudar a vivir mejor, no para engordar el ego, ni el bolsillo. Nada más y nada menos que ayudar a la gente”.