Skip to main content

Santa Cruz invita a descubrir el Corredor del Viento

 Son más de 800 kilómetros de paisajes singulares e infinitos, que abrigan cuatro parques nacionales y un patrimonio cultural de la humanidad.

El Corredor del Viento es una apuesta turística del Norte santacruceño. 800 kilómetros de paisajes esteparios, historia, leyendas y el sello de la Patagonia pura que atrae a viajeros y aventureros del mundo entero.

El Norte santacruceño se unió para impulsar un proyecto colaborativo en el cual tienen participación las localidades que lo componen: Los Antiguos, Las Heras, Pico Truncado, Caleta Olivia, Puerto Deseado, Perito Moreno y la Comisión de Fomento de Jaramillo-Fitz Roy.

El objetivo es desarrollar, promocionar y difundir las potencialidades y las actividades turísticas ya en marcha de la región, a través de circuito turístico denominado Corredor del Viento

Son más de 800 kilómetros de paisajes singulares e infinitos propios de la estepa patagónica, unidos por las ráfagas que lo han ido tallando a lo largo de los siglos. En este recorrido, montados a sus rachas, los paseantes se pueden entregar a la contemplación y al conocimiento de las impactantes bellezas naturales del corredor, su rica y profunda historia y las leyendas que generan una mística imperdible para el viajero.

Este, a través de diversos escenarios, atraviesa la provincia uniendo la Ruta 40 con la Ruta Azul. Desde los lagos cordilleranos al océano, los secretos del viento empujan a los aventureros a descubrir las historias de los pueblos originarios, la de los pioneros que vencieron las inclemencias del clima patagónico o la de los huelguistas de la Patagonia Trágica. La geología, la flora y la fauna natural ponen para ello uno de los escenarios más impactantes que uno se pueda imaginar.

Su riqueza va desde el Lago Buenos Aires a orillas de la cordillera, en la frontera con Chile (al que se pasa cruzando un pequeño puente), atravesando la indómita meseta a través de varias reservas y áreas protegidas como el Parque Nacional Perito Moreno, el Parque Nacional Bosque Petrificado de Jaramillo o el flamante Parque Patagonia, que preserva al Maca Tobiano que anida en lagunas de altura, hasta la costa patagónica con paisajes y fauna única.

A las orillas del Lago Buenos Aires, Los Antiguos es la Capital Nacional de las Cerezas, una fruta fina cuyos cultivos y producción son los más australes del mundo, frente a un espejo de agua imponente por su belleza y magnitud. El lago forma parte de una de las más valiosas reservas hídricas protegidas de la región, con decenas de cursos: ríos, arroyos, manantiales, mallines, vegas y lagunas que aseguran el abastecimiento de agua a un amplio territorio, a la vez que son el hábitat de cientos de especies.

Muy cerca de allí, dentro del Corredor del Viento, está una de las mayores riquezas arqueológicas de Sudamérica: las representaciones humanas de la Cueva de las Manos, en el cañadón del Río Pinturas (Perito Moreno), de más de 10.000 años de antigüedad.

 

A mitad del Corredor del Viento se encuentra Pico Truncado, “Capital del Gas y el Hidrógeno”, que ya tienen autos que funcionan con este combustible que es considerado por muchos la fuerza motriz del futuro. Truncado cuenta además con importante Parque Eólico donde se puede observar la fuerza y constancia del gran propulsor de este circuito.

Muy cerca de la ciudad, además, uno puede visitar los extensos cañadones que la fuerza del agua y las ráfagas han tallado, en los cuales los animales y el hombre prehistórico han dejado su impronta.

El circuito fue además el escenario de las luchas obreras de 1921 y su sangrienta represión, en las que miles de trabajadores rurales murieron defendiendo sus derechos. Estos episodios que el historiador Osvaldo Bayer relató en su libro “La Patagonia Rebelde” y que fue llevada al cine bajo ese mismo nombre, tuvieron como escenario (entre otros puntos) a Jaramillo-Fitz Roy, que se enlazan en la costa atlántica con Puerto Deseado.

Esta ciudad conjuga tanto la riqueza de la naturaleza como la de la historia humana, con reservas como la de Cabo Blanco que alberga una importante colonia de lobos marinos de dos pelos y de variadas aves; la ría Deseado en donde se puede navegar varias horas en contacto con la naturaleza; o la maravillosa isla rocosa donde anidan los pingüinos de penacho amarillo, que resaltan por su gran hermosura.

Mostrando LostFile_JPG_219431232 (1).jpg

corredor, santacruz

Deja un comentario